sábado, 31 de diciembre de 2011

Feliz año 2012

El Hermano Mayor y la Junta de Gobierno os desea un prospero año 2012.

QUE EL NIÑO DIOS RECIÉN NACIDO OS LLENE DE BIENES Y ESPERANZAS PARA EL PRÓXIMO AÑO.

viernes, 30 de diciembre de 2011

Entrega juguetes. Cuadrilla Stmo. Cristo del Perdón







El pasado miercoles fueron entregados a las voluntarias del Colegio de San Martín, los juguetes recogidos en la campaña realizada por la cuadrilla de cargadores del Stmo. Cristo del Perdón para los niños mas desfavorecidos.

Al mismo asistió una representación de la cuadrilla y de la Cofradía encabezada por nuestro Hermano Mayor.

En estos momentos cualquier ayuda es buena, y que a los juguetes hay que añadir los alimentos recogidos por la cuadrilla y que fueron entregados la semana pasada junto con los de la Bolsa de Caridad Santa Gema Galgani.

Queremos agradecer desde la Cofradía la gran labor social que está realizando la cuadrilla de cargadores del Stmo. Cristo del Perdón, con estas iniciativas.


















domingo, 25 de diciembre de 2011

HOY ES NAVIDAD. SOLEMNIDAD DE LA NATIVIDAD DEL SEÑOR. EVANGELIO COMENTADO.

Evangelio según San Juan 1,1-18.



Al principio existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios.
Al principio estaba junto a Dios.
Todas las cosas fueron hechas por medio de la Palabra y sin ella no se hizo nada de todo lo que existe.
En ella estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.
La luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la percibieron.
Apareció un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan.
Vino como testigo, para dar testimonio de la luz, para que todos creyeran por medio de él.
El no era la luz, sino el testigo de la luz.
La Palabra era la luz verdadera que, al venir a este mundo, ilumina a todo hombre. Ella estaba en el mundo, y el mundo fue hecho por medio de ella, y el mundo no la conoció.
Vino a los suyos, y los suyos no la recibieron.
Pero a todos los que la recibieron, a los que creen en su Nombre, les dio el poder de llegar a ser hijos de Dios.
Ellos no nacieron de la sangre, ni por obra de la carne, ni de la voluntad del hombre, sino que fueron engendrados por Dios.
Y la Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros. Y nosotros hemos visto su gloria, la gloria que recibe del Padre como Hijo único, lleno de gracia y de verdad.
Juan da testimonio de él, al declarar: "Este es aquel del que yo dije: El que viene después de mí me ha precedido, porque existía antes que yo". De su plenitud, todos nosotros hemos participado y hemos recibido gracia sobre gracia:
porque la Ley fue dada por medio de Moisés, pero la gracia y la verdad nos han llegado por Jesucristo.
Nadie ha visto jamás a Dios; el que lo ha revelado es el Hijo único, que está en el seno del Padre.


PALABRA DE DIOS


Comentario

Papa Benedicto XVI . Homilía del 25/12/05


«Yo te he engendrado hoy»


"El Señor me ha dicho: Tu eres mi hijo, yo te he engendrado hoy". Con estas palabras del Salmo segundo, la Iglesia inicia la Santa Misa de la vigilia de Navidad, en la cual celebramos el nacimiento de nuestro Redentor Jesucristo en el establo de Belén. En otro tiempo, este Salmo pertenecía al ritual de la coronación del rey de Judá. El pueblo de Israel, a causa de su elección, se sentía de modo particular hijo de Dios, adoptado por Dios. Como el rey era la personificación de aquel pueblo, su entronización se vivía como un acto solemne de adopción por parte de Dios, en el cual el rey estaba en cierto modo implicado en el misterio mismo de Dios.


En la noche de Belén, estas palabras que de hecho eran más la expresión de una esperanza que de una realidad presente, han adquirido un significado nuevo e inesperado. El Niño en el pesebre es verdaderamente el Hijo de Dios. Dios no es soledad eterna, sino un círculo de amor en el recíproco entregarse y volverse a entregar. Él es Padre, Hijo y Espíritu Santo.



Más aún, en Jesucristo, el Hijo de Dios, Dios mismo se ha hecho hombre. El Padre le dice: "Tu eres mi hijo". El eterno hoy de Dios ha descendido en el hoy efímero del mundo, arrastrando nuestro hoy pasajero al hoy perenne de Dios. Dios es tan grande que puede hacerse pequeño. Dios es tan potente que puede hacerse inerme y venir a nuestro encuentro como niño indefenso, a fin de que podamos amarlo. Es tan bueno que puede renunciar a su esplendor divino y descender a un establo para que podamos encontrarlo y, de este modo, su bondad nos toque, nos sea comunicada y continúe actuando a través de nosotros. Esto es la Navidad: "Tu eres mi hijo, hoy yo te he engendrado". Dios se ha hecho uno de nosotros, para que podamos estar con Él, llegar a ser semejantes a Él. Ha elegido como signo suyo al Niño en el pesebre: Él es así. De este modo aprendemos a conocerlo. Y sobre todo niño resplandece algún destello de aquel hoy, de la cercanía de Dios que debemos amar y a la cual hemos de someternos; sobre todo niño, también sobre el que aún no ha nacido.

sábado, 24 de diciembre de 2011

Feliz nochebuena.

Mañana es NAVIDAD.

Esta noche celebramos el mejor de los CUMPLEAÑOS y estamos todos invitados a esta gran fiesta que es el nacimiento de Jesús.

“Este mundo no nacerá para Cristo sino por María.” San Alberto Hurtado Cruchaga, S.J

La MADRE es parte fundamental en un cumpleaños, por eso hemos recuperados las palabras de un gran mariologo como fue el Beato Juan Pablo II y que dedicó a los niños en 1994.

¡Queridos niños!

Nace Jesús



Dentro de pocos días celebraremos la Navidad, fiesta vivida intensamente por todos los niños en cada familia. Este año lo será aún más porque es el Año de la Familia. Antes de que éste termine, deseo dirigirme a vosotros, niños del mundo entero, para compartir juntos la alegría de esta entrañable conmemoración.



La Navidad es la fiesta de un Niño, de un recién nacido. ¡Por esto es vuestra fiesta! Vosostros la esperáis con impaciencia y la preparáis con alegría, contando los días y casi las horas que faltan para la Nochebuena de Belén.



Parece que os estoy viendo: preparando en casa, en la parroquia, en cada rincón del mundo el nacimiento, reconstruyendo el clima y el ambiente en que nació el Salvador. ¡Es cierto! En el período navideño el establo con el pesebre ocupa un lugar central en la Iglesia. Y todos se apresuran a acercarse en peregrinación espiritual, como los pastores la noche del nacimiento de Jesús. Más tarde los Magos vendrán desde el lejano Oriente, siguiendo la estrella, hasta el lugar donde estaba el Redentor del universo.



También vosotros, en los días de Navidad, visitáis los nacimientos y os paráis a mirar al Niño puesto entre pajas. Os fijáis en su Madre y en san José, el custodio del Redentor. Contemplando la Sagrada Familia, pensáis en vuestra familia, en la que habéis venido al mundo. Pensáis en vuestra madre, que os dio a luz, y en vuestro padre. Ellos se preocupan de mantener la familia y de vuestra educación. En efecto, la misión de los padres no consiste sólo en tener hijos, sino también en educarlos desde su nacimiento.



Queridos niños, os escribo acordándome de cuando, hace muchos años, yo era un niño como vosotros. Entonces yo vivía también la atmósfera serena de la Navidad, y al ver brillar la estrella de Belén corría al nacimiento con mis amigos para recordar lo que sucedió en Palestina hace 2000 años. Los niños manifestábamos nuestra alegría ante todo con cantos. ¡Qué bellos y emotivos son los villancicos, que en la tradición de cada pueblo se cantan en torno al nacimiento! ¡Qué profundos sentimientos contienen y, sobre todo, cuánta alegría y ternura expresan hacia el divino Niño venido al mundo en la Nochebuena! También los días que siguen al nacimiento de Jesús son días de fiesta: así, ocho días más tarde, se recuerda que, según la tradición del Antiguo Testamento, se dio un nombre al Niño: llamándole Jesús.



Después de cuarenta días, se conmemora su presentación en el Templo, como sucedía con todos los hijos primogénitos de Israel. En aquella ocasión tuvo lugar un encuentro extraordinario: el viejo Simeón se acercó a María, que había ido al Templo con el Niño, lo tomó en brazos y pronunció estas palabras proféticas: « Ahora, Señor, puedes, según tu palabra, dejar que tu siervo se vaya en paz, porque han visto mis ojos tu salvación, la que has preparado a la vista de todos los pueblos, luz para iluminar a los gentiles y gloria de tu pueblo Israel » (Lc2, 29-32). Después, dirigiéndose a María, su Madre, añadió: « Este está puesto para caída y elevación de muchos en Israel, y para ser señal de contradicción -¡y a ti misma una espada te atravesará el alma!- a fin de que queden al descubierto las intenciones de muchos corazones » (Lc 2, 34-35). Así pues, ya en los primeros días de la vida de Jesús resuena el anuncio de la Pasión, a la que un día se asociará también la Madre, María: el Viernes Santo ella estará en silencio junto a la Cruz del Hijo. Por otra parte, no pasarán muchos días después del nacimiento para que el pequeño Jesús se vea expuesto a un grave peligro: el cruel rey Herodes ordenará matar a los niños menores de dos años, y por esto se verá obligado a huir con sus padres a Egipto.



Seguro que vosotros conocéis muy bien estos acontecimientos relacionados con el nacimiento de Jesús. Os los cuentan vuestros padres, sacerdotes, profesores y catequistas, y cada año los revivís espiritualmente durante las fiestas de Navidad, junto con toda la Iglesia: por eso conocéis los aspectos trágicos de la infancia de Jesús.



¡Queridos amigos! En lo sucedido al Niño de Belén podéis reconocer la suerte de los niños de todo el mundo. Si es cierto que un niño es la alegría no sólo de sus padres, sino también de la Iglesia y de toda la sociedad, es cierto igualmente que en nuestros días muchos niños, por desgracia, sufren o son amenazados en varias partes del mundo: padecen hambre y miseria, mueren a causa de las enfermedades y de la desnutrición, perecen víctimas de la guerra, son abandonados por sus padres y condenados a vivir sin hogar, privados del calor de una familia propia, soportan muchas formas de violencia y de abuso por parte de los adultos. ¿Cómo es posible permanecer indiferente ante al sufrimiento de tantos niños, sobre todo cuando es causado de algún modo por los adultos?



Jesús da la Verdad



El Niño, que en Navidad contemplamos en el pesebre, con el paso del tiempo fue creciendo. A los doce años, como sabéis, subió por primera vez, junto con María y José, de Nazaret a Jerusalén con motivo de la fiesta de la Pascua. Allí, mezclado entre la multitud de peregrinos, se separó de sus padres y, con otros chicos, se puso a escuchar a los doctores del Templo, como en una « clase de catecismo ». En efecto, las fiestas eran ocasiones adecuadas para transmitir la fe a los muchachos de la edad, más o menos, de Jesús. Pero sucedió que, en esta reunión, el extraordinario Adolescente venido de Nazaret no sólo hizo preguntas muy inteligentes, sino que él mismo comenzó a dar respuestas profundas a quienes le estaban enseñando. Sus preguntas y sobre todo sus respuestas asombraron a los doctores del Templo. Era la misma admiración que, en lo sucesivo, suscitaría la predicación pública de Jesús: el episodio del Templo de Jerusalén no es otra cosa que el comienzo y casi el preanuncio de lo que sucedería algunos años más tarde.



Queridos chicos y chicas, coetáneos del Jesús de doce años, ¿no vienen a vuestra mente, en este momento, las clases de religión que se dan en la parroquia y en la escuela, clases a las que estáis invitados a participar? Quisiera, pues, haceros algunas preguntas: ¿cuál es vuestra actitud ante las clases de religión? ¿Os sentís comprometidos como Jesús en el Templo cuando tenía doce años? ¿Asistís a ellas con frecuencia en la escuela o en la parroquia? ¿Os ayudan en esto vuestros padres?



Jesús a los doce años quedó tan cautivado por aquella catequesis en el Templo de Jerusalén que, en cierto modo, se olvidó hasta de sus padres. María y José, regresando con otros peregrinos a Nazaret, se dieron cuenta muy pronto de su ausencia. La búsqueda fue larga. Volvieron sobre sus pasos y sólo al tercer día lograron encontrarlo en Jerusalén, en el Templo. « Hijo, ¿por qué nos has hecho esto? Mira, tu padre y yo, angustiados, te andábamos buscando » (Lc 2, 48). ¡Qué misteriosa es la respuesta de Jesús y cómo hace pensar! « ¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que yo debía estar en la casa de mi Padre? » (Lc 2, 49). Era una respuesta difícil de aceptar. El evangelista Lucas añade simplemente que María « conservaba cuidadosamente todas las cosas en su corazón » (2, 51). En efecto, era una respuesta que se comprendería sólo más tarde, cuando Jesús, ya adulto, comenzó a predicar, afirmando que por su Padre celestial estaba dispuesto a afrontar todo sufrimiento e incluso la muerte en cruz.



Jesús volvió de Jerusalén a Nazaret con María y José, donde vivió sujeto a ellos (cf. Lc 2, 51). Sobre este período, antes de iniciar la predicación pública, el Evangelio señala sólo que « progresaba en sabiduría, en estatura y en gracia ante Dios y ante los hombres » (Lc 2, 52).



Queridos chicos, en el Niño que contempláis en el nacimiento podéis ver ya al muchacho de doce años que dialoga con los doctores en el Templo de Jerusalén. El es el mismo hombre adulto que más tarde, con treinta años, comenzará a anunciar la palabra de Dios, llamará a los doce Apóstoles, será seguido por multitudes sedientas de verdad. A cada paso confirmará su maravillosa enseñanza con signos de su potencia divina: devolverá la vista a los ciegos, curará a los enfermos e incluso resucitará a los muertos. Entre ellos estarán la joven hija de Jairo y el hijo de la viuda de Naim, devuelto vivo a su apenada madre.



Es justamente así: este Niño, ahora recién nacido, cuando sea grande, como Maestro de la Verdad divina, mostrará un afecto extraordinario por los niños. Dirá a los Apóstoles: « Dejad que los niños vengan a mí, no se lo impidáis », y añadirá: « Porque de los que son como éstos es el Reino de Dios » (Mc10, 14). Otra vez, estando los Apóstoles discutiendo sobre quién era el más grande, pondrá en medio de ellos a un niño y dirá: « Si no cambiáis y os hacéis como los niños, no entraréis en el Reino de los cielos » (Mt 18, 3). En aquella ocasión pronunciará también palabras severísimas de advertencia: « Al que escandalice a uno de estos pequeños que creen en mí, más le vale que le cuelguen al cuello una de esas piedras de molino que mueven los asnos, y le hundan en lo profundo del mar » (Mt 18, 6).



¡Qué importante es el niño para Jesús! Se podría afirmar desde luego que el Evangelio está profundamente impregnado de la verdad sobre el niño. Incluso podría ser leído en su conjunto como el « Evangelio del niño ».



En efecto, ¿qué quiere decir: « Si no cambiáis y os hacéis como los niños, no entraréis en el Reino de los cielos »? ¿Acaso no pone Jesús al niño como modelo incluso para los adultos? En el niño hay algo que nunca puede faltar a quien quiere entrar en el Reino de los cielos. Al cielo van los que son sencillos como los niños, los que como ellos están llenos de entrega confiada y son ricos de bondad y puros. Sólo éstos pueden encontrar en Dios un Padre y llegar a ser, a su vez, gracias a Jesús, hijos de Dios.



¿No es éste el mensaje principal de la Navidad? Leemos en san Juan: « Y la Palabra se hizo carne y puso su morada entre nosotros » (1, 14); y además: « A todos los que le recibieron les dio poder de hacerse hijos de Dios » (1, 12). ¡Hijos de Dios! Vosotros, queridos niños, sois hijos e hijas de vuestros padres. Ahora bien, Dios quiere que todos seamos hijos adoptivos suyos mediante la gracia. Aquí está la fuente verdadera de la alegría de la Navidad, de la que os escribo ya al término del Año de la Familia. Alegraos por este « Evangelio de la filiación divina ». Que, en este gozo, las próximas fiestas navideñas produzcan abundantes frutos, en el Año de la Familia.




Jesús se da a sí mismo



Queridos amigos, la Primera Comunión es sin duda alguna un encuentro inolvidable con Jesús, un día que se recuerda siempre como uno de los más hermosos de la vida. La Eucaristía, instituida por Cristo la víspera de su pasión durante la Ultima Cena, es un sacramento de la Nueva Alianza, más aún, el más importante de los sacramentos. En ella el Señor se hace alimento de las almas bajo las especies del pan y del vino. Los niños la reciben solemnemente la primera vez -en la Primera Comunión- y se les invita a recibirla después cuantas más veces mejor para seguir en amistad íntima con Jesús.



Para acercarse a la Sagrada Comunión, como sabéis, se debe haber recibido el Bautismo: este es el primer sacramento y el más necesario para la salvación. ¡Es un gran acontecimiento el Bautismo! En los primeros siglos de la Iglesia, cuando los que recibían el Bautismo eran sobre todo los adultos, el rito se concluía con la participación en la Eucaristía, y tenía la misma solemnidad que hoy acompaña a la Primera Comunión. Más adelante, al empezar a administrar el Bautismo principalmente a los recién nacidos -es también el caso de muchos de vosotros, queridos niños, que por tanto no podéis recordar el día de vuestro Bautismo- la fiesta más solemne se trasladó al momento de la Primera Comunión. Cada muchacho y cada muchacha de familia católica conoce bien esta costumbre: la Primera Comunión se vive como una gran fiesta familiar. En este día se acercan generalmente a la Eucaristía, junto con el festejado, los padres, los hermanos y hermanas, los demás familiares, los padrinos y, a veces también, los profesores y educadores.



El día de la Primera Comunión es además una gran fiesta en la parroquia. Recuerdo como si fuese hoy mismo cuando, junto con otros muchachos de mi edad, recibí por primera vez la Eucaristía en la Iglesia parroquial de mi pueblo. Es costumbre hacer fotos familiares de este acontecimiento para así no olvidarlo. Por lo general, las personas conservan estas fotografías durante toda su vida. Con el paso de los años, al hojearlas, se revive la atmósfera de aquellos momentos; se vuelve a la pureza y a la alegría experimentadas en el encuentro con Jesús, que se hizo por amor Redentor del hombre.



¡Cuántos niños en la historia de la Iglesia han encontrado en la Eucaristía una fuente de fuerza espiritual, a veces incluso heroica! ¿Cómo no recordar, por ejemplo, los niños y niñas santos, que vivieron en los primeros siglos y que aún hoy son conocidos y venerados en toda la Iglesia? Santa Inés, que vivió en Roma; santa Agueda, martirizada en Sicilia; san Tarsicio, un muchacho llamado con razón el mártir de la Eucaristía, porque prefirió morir antes que entregar a Jesús sacramentado, a quien llevaba consigo.



Y así, a lo largo de los siglos hasta nuestros días, no han faltado niños y muchachos entre los santos y beatos de la Iglesia. Al igual que Jesús muestra en el Evangelio una confianza particular en los niños, así María, la Madre de Jesús, ha dirigido siempre, en el curso de la historia, su atención maternal a los pequeños. Pensad en santa Bernardita de Lourdes, en los niños de La Salette y, ya en este siglo, en Lucía, Francisco y Jacinta de Fátima.



Os hablaba antes del « Evangelio del niño », ¿acaso no ha encontrado éste en nuestra época una expresión particular en la espiritualidad de santa Teresa del Niño Jesús? Es propiamente así: Jesús y su Madre eligen con frecuencia a los niños para confiarles tareas de gran importancia para la vida de la Iglesia y de la humanidad. He citado sólo a algunos universalmente conocidos, pero ¡cuántos otros hay menos célebres! Parece que el Redentor de la humanidad comparte con ellos la solicitud por los demás: por los padres, por los compañeros y compañeras. El siempre atiende su oración. ¡Qué enorme fuerza tiene la oración de un niño! Llega a ser un modelo para los mismos adultos: rezar con confianza sencilla y total quiere decir rezar como los niños saben hacerlo.



Llego ahora a un punto importante de esta Carta: al terminar el Año de la Familia, queridos amigos pequeños, deseo encomendar a vuestra oración los problemas de vuestra familia y de todas las familias del mundo. Y no sólo esto, tengo también otras intenciones que confiaros. El Papa espera mucho de vuestras oraciones. Debemos rezar juntos y mucho para que la humanidad, formada por varios miles de millones de seres humanos, sea cada vez más la familia de Dios, y pueda vivir en paz. He recordado al principio los terribles sufrimientos que tantos niños han padecido en este siglo, y los que continúan sufriendo muchos de ellos también en este momento. Cuántos mueren en estos días víctimas del odio que se extiende por varias partes de la tierra: por ejemplo en los Balcanes y en diversos países de Africa. Meditando precisamente sobre estos hechos, que llenan de dolor nuestros corazones, he decidido pediros a vosotros, queridos niños y muchachos, que os encarguéis de la oración por la paz. Lo sabéis bien: el amor y la concordia construyen la paz, el odio y la violencia la destruyen. Vosotros detestáis instintivamente el odio y tendéis hacia el amor: por esto el Papa está seguro de que no rechazaréis su petición, sino que os uniréis a su oración por la paz en el mundo con la misma fuerza con que rezáis por la paz y la concordia en vuestras familias.



¡Alabad el nombre del Señor!



Permitidme, queridos chicos y chicas, que al final de esta Carta recuerde unas palabras de un salmo que siempre me han emocionado: ¡Laudate pueri Dominum! ¡Alabad niños al Señor, alabad el nombre del Señor. Bendito sea el nombre del Señor, ahora y por siempre. De la salida del sol hasta su ocaso, sea loado el nombre del Señor! (cf. Sal 113112, 1-3). Mientras medito las palabras de este salmo, pasan delante de mi vista los rostros de los niños de todo el mundo: de oriente a occidente, de norte a sur. A vosotros, mis pequeños amigos, sin distinción de lengua, raza o nacionalidad, os digo: ¡Alabad el nombre del Señor!



Puesto que el hombre debe alabar a Dios ante todo con su vida, no olvidéis lo que Jesús muchacho dijo a su Madre y a José en el Templo de Jerusalén: « ¿No sabíais que yo debía estar en la casa de mi Padre? » (Lc 2, 49). El hombre alaba al Señor siguiendo la llamada de su propia vocación. Dios llama a cada hombre, y su voz se deja sentir ya en el alma del niño: llama a vivir en el matrimonio o a ser sacerdote; llama a la vida consagrada o tal vez al trabajo en las misiones... ¿Quién sabe? Rezad, queridos muchachos y muchachas, para descubrir cuál es vuestra vocación, para después seguirla generosamente.



¡Alabad el nombre del Señor! Los niños de todos los continentes, en la noche de Belén, miran con fe al Niño recién nacido y viven la gran alegría de la Navidad. Cantando en sus lenguas, alaban el nombre del Señor. De este modo se difunde por toda la tierra la sugestiva melodía de la Navidad. Son palabras tiernas y conmovedoras que resuenan en todas las lenguas humanas; es como un canto festivo que se eleva por toda la tierra y se une al de los Angeles, mensajeros de la gloria de Dios, sobre el portal de Belén: « Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres en quienes El se complace » (Lc 2, 14). El Hijo predilecto de Dios se presenta entre nosotros como un recién nacido; en torno a El los niños de todas las Naciones de la tierra sienten sobre sí mismos la mirada amorosa del Padre celestial y se alegran porque Dios los ama. El hombre no puede vivir sin amor. Está llamado a amar a Dios y al prójimo, pero para amar verdaderamente debe tener la certeza de que Dios lo quiere.



¡Dios os ama, queridos muchachos! Quiero deciros esto al terminar el Año de la Familia y con ocasión de estas fiestas navideñas que son particularmente vuestras.



Os deseo unas fiestas gozosas y serenas; espero que en ellas viváis una experiencia más intensa del amor de vuestros padres, de los hermanos y hermanas, y de los demás miembros de vuestra familia. Que este amor se extienda después a toda vuestra comunidad, mejor aún, a todo el mundo, gracias a vosotros, queridos muchachos y niños. Así el amor llegará a quienes más lo necesitan, en especial a los que sufren y a los abandonados. ¿Qué alegría es mayor que el amor? ¿Qué alegría es más grande que la que tú, Jesús, pones en el corazón de los hombres, y particularmente de los niños, en Navidad?



¡Levanta tu mano, divino Niño



y bendice a estos pequeños amigos tuyos,



bendice a los niños de toda la tierra!



Juan Pablo II
Vaticano, 13 de diciembre de 1994.

jueves, 22 de diciembre de 2011

Grupo Joven

El grupo joven de la Cofradía os desea una FELIZ NAVIDAD





Entrega alimentos. Bolsa de Caridad Santa Gema de Galgani



Estimados Hermanos y devotos:

Ayer día 21 de diciembre una representación de la Cofradía encabezada por nuestro Hermano Mayor, hicieron entrega a las Voluntarias del Colegio San Martín de todos los alimentos recogidos durante este mes de Diciembre para su reparto entre los más desfavorecidos, a través de la Bolsa de Caridad Santa Gema de Galgani.


Este objetivo se ha logrado gracias a las aportaciones de la Obra Social de La Caixa, de la cuadrilla de cargadores del Stmo. Cristo del Perdón, el Grupo Joven de la Cofradía y de forma particular varios hermanos y colaboradores.



Los alimentos fueron recibidos por la Presidenta y varias voluntarias que se encargarán de su reparto entre los más necesitados de la feligresía.



Queremos hacer público nuestro agradecimiento a la Obra Social de La Caixa y a todo el personal de La Caixa de nuestra ciudad por la colaboración desinteresada para con nuestra Cofradía durante estos últimos años, a los cargadores de la cuadrilla del Stmo. Cristo del Perdón y al Grupo Joven de la Cofradía.







domingo, 18 de diciembre de 2011

Feliz Navidad






Queridos hermanos y devotos en Xto. y María del Rosario:

En nombre del Hermano Mayor y de la Junta de Gobierno de la Venerable Cofradía de Penitencia del Santísimo Cristo del Perdón y María Santísima del Rosario en sus Misterios Dolorosos os deseamos una FELIZ NAVIDAD y un prospero año 2012, en compañía de todos tus seres queridos.

Que el año que comienza sepamos entre todos ser portadores del momento pasional que representa nuestra querida Cofradía, llevando El Perdón siempre en nuestros corazones.

Cádiz, Navidad de 2011

viernes, 16 de diciembre de 2011

Misa parroquial.

LA JUNTA DE GOBIERNO INFORMA

Estimados Hermanos y devotos:

Por acuerdo del Consejo Pastoral, serán las Cofradías que radican en Santa Cruz las encargadas de organizar la misa parroquial de los sábados a las 19,00 horas.

Según el orden establecido corresponde a nuestra Cofradía la organización de la eucaristía del tercer sábado del mes.

Por ello, os convocamos para participar en la eucaristía del próximo sábado día 17 de diciembre a las 19,00 horas.

lunes, 12 de diciembre de 2011

Campaña recogida de Juguetes. Cargadores Stmo. Cristo del Perdón

La cuadrilla de cargadores del Stmo. Cristo del Perdón, una vez finalizada la campaña de recogida de alimentos a favor de las Voluntarias del Colegio de San Martín, ha iniciado una nueva campaña de recogida de juguetes usados para los niños mas desfavorecidos.

La entrega la pueden realizar todos los viernes del mes de Diciembre en la asociación de cargadores Tertulia cofrade "El Perdón", sita en la calle Encarnación esquina con calle Torre, en horario de 21:00 h a 22:30 h.

Si por cualquier motivo hubiese alguna persona que no pudiera hacer la entrega de juguetes por incompatibilidad de horarios, pueden contactar en el teléfono 617056108 (At. Adolfo Morera).

Desde la Cofradía solicitamos la colaboración de todos los hermanos y devotos con esta iniciativa.

jueves, 1 de diciembre de 2011

Recogida de alimentos. Grupo Joven

Desde la Vocalía de Juventud nos informan que el Grupo Joven de la Cofradía va a iniciar la campaña de recogida de alimentos a favor de la Bolsa de Caridad Santa Gema de Galgani.

Este sábado día 3 de diciembre en horario de 10.00h a 14.00h se van a instalar en el SuperCerka de la plaza Candelaria.

Desde la Cofradía solicitamos la colaboración de todos los hermanos y devotos con esta iniciativa.

martes, 29 de noviembre de 2011

Recogida de juguetes

El próximo Viernes día 2 de Diciembre de 2011, a partir de las 20:30 horas en el Colegio La Salle Mirandilla (entrada por el Campo del Sur), los miembros de la cuadrilla de cargadores de María Santísima del Rosario en sus Misterios Dolorosos, van a realizar una recogida de juguetes a favor de las Voluntarias de la Caridad de San Vicente Paúl, del colegio de San Martín.

lunes, 28 de noviembre de 2011

Calle Stmo. Cristo del Perdón

El Pleno del Excmo. Ayuntamiento de Cádiz, en el punto 5º de la sección de hoy ha aprobado la propuesta presentada por la Comisión de Nomenclátor sobre la denominación de la calle lateral de la iglesia de Santa Cruz, la que conecta la plaza de Fray Félix con el Campo del Sur que pasará a llamarse calle Santísimo Cristo del Perdón.

Esta es una iniciativa que se iniciaron dentro de los actos de 75º Aniversario fundacional de la Cofradía y que ahora ve la luz.

Queremos agradecer el apoyo incondicional de la Asociación de Comerciantes y Empresarios de El Pópulo, de la Asociación de Vecinos del Barrio y al grupo de hermanos que han defendido desde un primero momento esta propuesta encabezada por Manuel García Requejo.

sábado, 26 de noviembre de 2011

Fotos Rosario de la Aurora

Ya estan disponibles en la pagina web las fotos del pasado Rosario de la Aurora.

Agradecemos a nuestro hermano D. Jesús Patron, las fotografias que se acompañan.

http://www.perdonyrosario.es/galeria/rosarioaurora/rosarioaurora20111.php

Bolsa de Caridad Santa Gema de Galgani












En la tarde de ayer, la Casa de Hermandad acogío el acto de entrega por parte de la Bolsa de Caridad Santa Gema de Galgani a la Asociación de Ayuda Humanitaria a Tierra Santa “Estrella de Belén, de los vestidos, chaquetas y rebecas de punto, confeccionados en el taller de bordados de la propia Hermandad; los zapatos, pantalones, camisas, calcetines, mantas y sabanas donadas por las hermanas bordadoras y hermanos/as de la Cofradía y las 4 Becas de estudio de 400,00 € cada una, todo ellos para los Centros Asistenciales regentados por las Hijas de la Caridad y por la Comunidad de Religiosa de las Hijas del Calvario, las cuales van a ser entregadas a primero de diciembre en su próxima visita a Jerusalén.

En el acto estuvo presente las Hermanas Bordadoras y fue presidido por el Vicario Parroquial D. Pedro José Rodríguez Molina, estando presente por parte de la Cofradía nuestro Hermano Mayor, la Vocal de Caridad y varios hermanos.

Agradecemos a nuestro hermano D. Antonio Usal, las fotografias que se acompañan.







miércoles, 23 de noviembre de 2011

Bolsa de Caridad Santa Gema de Galgani

Por medio de la presente y desde la vocalía de Caridad de la Venerable Cofradía de Penitencia del Santísimo Cristo del Perdón y María Santísima del Rosario en su Misterios Dolorosos os comunicamos que el próximo viernes 25 de Noviembre a las 20.30 horas en nuestra Casa de Hermandad, sito en la calle Ruiz de Bustamante número 3 bajo, se va a proceder por quinto año consecutivo a la entrega de:

· Vestidos, chaquetas y rebecas de punto, por un total de 270 piezas confeccionados en el taller de bordados de la propia Hermandad, destinados al Orfanato de niños/as de Belén “CASA DE LA SAGRADA FAMILIA” regentado por las Hijas de la Caridad.

· Zapatos, pantalones, camisas, calcetines, mantas y sabanas por un total de 150 piezas donadas por las hermanas bordadoras y hermanos/as de la Cofradía para dicho centro asistencial destinado a niños de entre 1 y 5 años.

· 4 Becas de estudio de 400,00 € cada una, para el próximo curso en el Colegio Español de “NTRA. SRA. DEL PILAR DE JERUSALEN”, regentado por la Comunidad de Religiosa de las Hijas del Calvario.

Todas las aportaciones van a ser recibidas a través de la Presidenta de la Asociación de Ayuda Humanitaria a Tierra Santa “Estrella de Belén”, las cuales van a ser entregadas a primero de diciembre en su próxima visita a Jerusalén.

Esta donación se encuentra incluida en los objetivos que están siendo realizados por la Bolsa de Caridad “Santa Gema de Galgani” de la propia Cofradía. También la Bolsa de Caridad viene colaborando durante todo el año, principalmente con la Fundación “Virgen de Valvanúz”, así como con las Hermanas de la Caridad del Colegio San Martín.

martes, 15 de noviembre de 2011

Eucaristía Mensual

Estimados Hermanos y devotos:

Por acuerdo del Consejo Pastoral, serán las Cofradías que radican en Santa Cruz las encargadas de organizar la misa parroquial de los sábados a las 19,00 horas.

Según el orden establecido corresponde a nuestra Cofradía la organización de la eucaristía del tercer sábado del mes.

Por ello, os convocamos para participar en la eucaristía del próximo sábado día 19 de noviembre a las 19,00 horas.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Obras de mantenimiento en la Capilla.

LA JUNTA DE GOBIERNO INFORMA

Estimados Hermanos y devotos:

Con motivo de las obras de mantenimiento que se van a realizar en la Capilla a partir de próximo Viernes día 11 de noviembre, las imágenes de nuestros Titulares estarán expuestas al culto de forma provisional en el Torreón de Santa Cruz.

viernes, 28 de octubre de 2011

Misa de Difuntos

El próximo jueves 3 de noviembre de 2011, a las 19.00h en la Parroquia de Santa Cruz, celebraremos Misa en sufragio por los Hermanos y devotos fallecidos de esta Venerable Cofradía.

viernes, 21 de octubre de 2011

LOTERIA DE NAVIDAD














Estimados Hermanos y colaboradores:



Un año más se ha puesto a la venta la lotería de navidad de la Cofradía.



Al igual que en años anteriores, hemos insertado en la pagina web un enlace al portal on-line para la compra de la Lotería de Navidad mediante décimo electrónico, que podrás encontrar en la banner interactivo situado en la parte baja de la página web de la Cofradía



También pueden adquirir la papeleta tradicional en la Casa de Hermandad C/ Ruiz de Bustamante, 3-5- bajo. 11005 - Cádiz o en los puntos de venta habituales. Si como hermano o colaborador quieres participar en la venta de la lotería de navidad, puedes contactar en los tlfno. 856 07 44 51 – 679 00 90 10 – 649 15 72 28 o con cualquier miembro de la Junta de Gobierno.

martes, 4 de octubre de 2011

Festividad de María Stma. del Rosario en sus Misterios Dolorosos

Queridos hermanos/as, entrados ya en el mes de Octubre en el que celebramos la festividad de nuestra titular María Santísima del Rosario en sus Misterios Dolorosos, os comunico los actos a celebrar.

El día 7 de Octubre festividad de María Santísima del Rosario en sus Misterios Dolorosos, a las 13,00 horas tendrá lugar el tradicional Rezo del Ángelus, permanecindo la imagen de la Santísima Virgen expuesta en devoto besamanos durante toda la jornada.

Los días 8, 9 y 10 de octubre a las 19,00 horas tendrá lugar Solemne Triduo en honor de nuestra titular, ocupando la sagrada cátedra el Vicario Parroquial Rvdo. P. D. Pedro J. Rodríguez Molina. A las 18,30 horas se comenzará con el ejercicio del rezo del Santo Rosario.

El día 12 de octubre a las 08,00 horas, celebraremos el Rosario de la Aurora por la calles de la feligresía con el siguiente recorrido: Plaza de Fray Felix, Obispo José María Rances, Plaza de San Martín, Arco de la Rosa, Plaza de la Catedral, Pelota, Pompio Mela, Fabio Rufino, San Antonio Abad, Mesón, Plaza de San Martín, Obispo Jose María Rances y Plaza de Fray Felix, acompañada por hermanos y devotos.

Para finalizar los actos el día 12 de Octubre tendrá lugar a las 11,00 horas, la Solemne Función en honor de nuestra titular.

Procesión de la Patrona

Próxima ya la Festividad de Nuestra Excelsa Patrona, la Virgen del Rosario Coronada, te comunico que un año más, nuestra Hermandad acudirá en representación a la Solemne Procesión de Alabanza.

Es por lo que te informo ya que si estás interesado en participar, deberás estar el próximo viernes, día 7 de octubre, a las 18,00 horas en la Casa de Hermandad para partir hacia el Convento de Santo Domingo, donde dará comienzo la Procesión a las 18,30 horas.

Ruego que confirmes tu asistencia enviando un correo a: info@cofradiadelperdon.es

lunes, 5 de septiembre de 2011

Reportaje fotográfico Vía Crucis Diocesano.

Se encuentra disponible en la página web el reportaje fotográfico de nuestro Titular en su participación en el Vía Crucis Diocesano del 14 de Agosto, realizado por nuestro hermano Jesús Patrón Oliva.

Puedes acceder pinchando en el siguiente enlace

http://www.perdonyrosario.es/galeria/viacrucisdiocesano/viacrucisdiocesano1.php


martes, 9 de agosto de 2011

JORNADAS DE PUERTAS ABIERTAS

Con motivo del Vía Crucis Diocesano que se va la celebrar el próximo día 14 de Agosto dentro del programa de las JMJ 2011, esta Cofradía va a celebrar dos días de puertas abiertas en la Casa de Hermandad, sita en la Calle Ruiz de Bustamante, 5 – bajo para dar a conocer el patrimonio de la Cofradía, a los participantes y al público en general.

El sábado día 13 de Agosto permanecerá abierta en horario de mañana de 10,00 h a 14,00 horas y de tarde de 18,00 h a 21,00 horas y el domingo solo en horario de mañana de 10,00 a 14,00 horas.

Asimismo el año pasado se inició el proceso de policromado de la imaginería secundaria del paso de Misterio tallas del escultor Luis Ortega Bru, con motivo de la participación de nuestro Titular en el Vía Crucis Diocesano se han adelantado los trabajos realizados en las imágenes de los Evangelistas San Mateo y San Marcos que han sido policromadas por NH. Luis E. González Rey

viernes, 29 de julio de 2011

II Velada Solidaria del Rosario






La cuadrilla de cargadores de María Santísima del Rosario en sus Misterios Dolorosos, ha organizado por segundo año la Velada Solidaria del Rosario, cuyos beneficios serán destinados a las Voluntarias de la Caridad de San Vicente de Paul (Colegio de San Martín) del Barrio del Pópulo.

Este año los responsables de la cuadrilla han organizado una cena fría en la Peña La Perla de Cádiz el día 1 de octubre de 2011 a las 21:00 horas y se contarán con la participación desinteresada de varias agrupaciones carnavalescas; todo ello por el precio de 30,00€ por persona.

Adjunto os remito el cartel anunciador de la Velada, donde se detallan los distintos puntos de ventas para las entradas; si bien cualquier hermano o colaborador interesado podrá solicitarla por los cauces de contacto con la Cofradía.

Desde la Cofradía se apoya esta iniciativa a favor de las Voluntarias del Colegio de San Martín, las cuales llevan muchos años asistiendo a los más necesitados del Barrio.












lunes, 18 de julio de 2011

Reserva sillas

- VIA CRUCIS DIOCESANO -

La Organización del Vía Crucis Diocesano nos comunica que se van a instalar sillas en la Plaza de la Catedral.

Se ha establecido un periodo de reserva en el que tendremos preferencia las Hermandades que vamos a participar en dicho Vía Crucis, finalizando el mismo el próximio día 23 de julio.

Según la Organización las sillas que se nos van a reservar serán cercanas al Altar y a un precio de 10,00 €.

La reserva es irrenunciable, por lo que deberá estar abonada antes del día 24 de julio.

Todas los hermanos interesados en reservar sillas para el Vía Crucis, deberán contactar con la Cofradía, indicando el número de sillas y un teléfono de contacto.

Las reservas se podrán realizar en la Casa de Hermandad lunes, miercoles y viernes de 19,30 a 21,30 horas, en el correo cofradiadelperdon@gmail.com o en los teléfonos 856074451 o 649157228.

viernes, 8 de julio de 2011

Via Crucis Diocesano. JMJ 2011

Una vez aprobada nuestra participación en el Via Crucis Diocesano que se celebrará el próximo 14 de Agosto (d.m.), la Junta de Gobierno ha acordado la organización del evento en lo referente a nuestra Cofradía.

La Comisión Organizadora nos ha trasladado las directrices organizativas comunes para todas las Hermandades, horario de salida, formación del cortejo, orden de paso, itinerario común, música, etc...

Sobre las cuestiones ya cerradas, esta la composición del cortejo procesional que acompañará al paso de nuestro Titular, estará compuesto de la siguiente forma

· Cruz Parroquial y acompañamiento
· Hermanos con cirío (hasta un máximo de 24)
· Bandera de la Cofradía y Banderín del Grupo Joven y acompañamiento
· Junta de Gobierno y presidencia.
· Servicio de Paso.

Tanto el recorrido como el horario establecido es el siguiente: salida (21,10 h) Plaza Fray Felix, Fray Felix, Campo del Sur (izquierda), San Juan de Dios, Plaza San Juan de Dios, Pelota, Plaza de la Catedral (23,10 h - Estación úndecima del Vía Crucis), Arquitecto Acero, Campo del Sur (izquierda), Fray Felix, Plaza Fray Felix y recogida (00,15 h).

Dada la cercanía de la Parroquia con la Plaza de la Catedral donde se va a celebrar el Via Crucis Diocesano, la organización ha estimado que los pasos no podrán llevar acompañamiento musical desde la Plaza de San Juan de Dios a Catedral y de vuelta por la inmediaciones hasta que finalice el Vía Crucis. Para la ida se ha aceptado el ofrecimiento realizado por la Agrupación Musical Ecce-Mater para acompañar a nuestro Titular hasta la Plaza de San Juan de Dios; dado que la vuelta será por el Campo del Sur y Plaza Fay Felix, para el horario previsto no será posible dicho acompañamiento musical.

La Organización ha facilitado a todas la Hermandades un control de salida común (esté será personalizado) para todos los participantes. Dicho control conmemorativo tendrá un precio simbolico de 10,00€ que se destinarán a sufragar los gastos de cada Cofradía.

Para ello, los hermanos que deseen acompañar a nuestro titular en el Via Crucis tendrán de plazo hasta el próximo día 10 de agosto (inclusive) para formalizar su inscripción que será atendida por orden de recepción, hasta completar el cupo. Esta puede ser tramitada directamente en la Casa de Hermandad, en la pagina web (apartado contacta www.perdonyrosario.es/form_secretaria.php ), en el email cofradiadelperdon@gmail.com o en los telefonos 856 074451 / 649 157228 / 679 009010.

Así mismo todo aquel hermano que no pueda acompañar a nuestro Titular y quiera el controi de salida conmemorativo, deberá comunicarlo de la forma establecida en el apartado anterior.

El equipo de mayordomía ha establecido el calendario aproximado para el montaje del paso, invitando a todos los hermanos y colaboradores que deseen participar en el mismo:

· Día 10 de Agosto: Montaje (tarde-noche).
· Día 13 de Agosto: Flores y terminación. (a partir de las 20,00 horas).
· Día 14 de Agosto: Via Crucis Diocesano (21,10 horas)
· Día 15 de Agosto : Desmontaje. (a partir de las 10,00 horas)
· Día 18 de Agosto : Traslado del paso.

Este Via Crucis se va a convertir en un gran acontecimiento a nivel Diocesano, en el cual nuestra Cofradía tiene el honor de haber sido invitada a participar; desde la Junta de Gobierno queremos contar con tu participación.

Manuel José Garrido López
- Fiscal -

viernes, 17 de junio de 2011

Carta de nuestra hermana Carmen Ferrer

Cádiz 18 5 2011


Fragmento autobiográfico

Los comentarios de personas entendidas en esta materia han sido siempre muy halagüeños, que si es una maravilla.

Si de algo puedo sentirme orgullosa es el haber participado en la realización del manto de la Virgen del Rosario en sus Misterios Dolorosos.

Es una labor de seis años de trabajo.

En oro y terciopelo, Yo humildemente he colaborado en los tres últimos como bordadora altruistamente como el resto de mis compañeras,

Día a día acudimos las dieciséis bordadoras

A la “Casa de Hermandad”. Allí nos reuníamos con Pepi la “profe” para darle movimiento a la aguja y así avanzar en la confección de tan valiosa prenda, con diseño de Fray Ricardo de Córdoba, el diseño que eligió para tal fin, una alegoría de la batalla Lepanto (1571.)

Sus piezas están divididas a lo largo y ancho del manto, por las cuentas de un gran rosario, en una parte las que representan el caos de la batalla son piezas más enrevesadas y las otras son piezas mas reposadas y serenas que “hablan” de la Paz conquistada por los Católicos a los turcos,

En el centro del manto se puede a preciar un bordado en punto “milanes” una labor muy antigua y en decadencia, que pocas personas llevan a cabo por su difícil tarea. En este caso ha sido realizado por nuestra Pepi persona dotada de una gran habilidad en sus manos para estas labores en hilo de oro.

Ahora cada vez que miro el manto expuesto en su vitrina le doy gracias a Dios al destino y a quien corresponda por haberme hecho participe de tan insigne obra artesanal hecha en Cádiz, acabada en diciembre del año (2006).

En su quehacer he ganado la amistad de muy buenas personas y muy buenos ratos con mis compañeras,


Carmen Ferrer

sábado, 11 de junio de 2011

Resumen Cabildo informativo.

En el día de ayer se ha celebrado Cabildo informativo en la Casa de Hermandad para informar a los Hermanos sobre la procesión Magna de 2012 y sobre la invitación recibida por parte del Excmo. y Rvdo. Sr. Obispo para participar en los "Días en las Diócesis" (DED) con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud.

Punto primero, por parte de la Junta de Gobierno se ha intentado recabar información sobre los pormenores de dicha procesión magna al objeto de informar a este Cabildo. Hasta la convocatoria solo teníamos la información dada por parte de la Comisión del Bicentenario perteneciente al Consejo Local de Hermandades y Cofradías en la reunión el día 18 de mayo de 2011.

En la misma se solicitó por parte de la Comisión la confirmación definitiva de las Hermandades que habíamos aceptado la invitación a participar y que estaban condicionada a la espera de conocer los detalles de la misma.

A solicitud de mas información por parte de la Cofradía se recibió email del Presidente del Consejo en nombre de la Comisión en el cual nos informa que a día de hoy no hay nada cerrado en cuanto a la concentración y exposición previa, horarios de salida y llegada a San Antonio y que la recogida dependerá de cada Párroco o Director Espiritual, por lo que parece y se nos traslada que no va a existir dispensa general en cuanto a horarios.

Sometida a consulta previa por parte de los Hermanos se acuerda ratificarnos en nuestra postura inicial de participar en la Magna, siempre y cuando los condicionantes resulten favorables a los intereses de la Cofradía; convocandose otro Cabildo Informativo en el momento que la Comisión del Bicentenario del Consejo Local tengan cerrados todos los aspectos del mismo.

Punto segundo, se nos ha invitado por el Vicario Parroquial el Rvdo. Padre. D. Pedro José Rodríguez Molina y dos representantes del Secretariado Diocesano de la Juventud, en nombre del Sr. Obispo a participar el próximo 14 de agosto un vía crucis magno con pasos de misterio de varias localidades de la Diócesis, dentro del programa de actividades DED de las JMJ 2011.

El vía crucis escogido se corresponde con el de Juan Pablo II, siendo la undécima estación el pasaje bíblico de “Jesús promete su Reino al Buen Ladrón”.

Expuesto la premura de tiempo con la que se nos ha comunicado dicho asunto, es imposible iniciar los trámites reglamentarios para acordar dicha salida extraordinaria, indicándonos que es una invitación personal y directa del Sr. Obispo por lo que se exime de dicho trámite, aún así la Junta de Gobierno acordó incluir esta invitación en el punto segundo de este Cabildo Informativo.

Se nos informa que no va a existir ningún impedimento por parte del Obispado para que podamos aceptar dicha invitación, si bien el grueso de los gastos que se ocasionen correrá a cargo del Secretariado Diocesano de Juventud (seguro, traslados, etc...) y si la Cofradía hiciera frente algún tipo de gasto esté sería compensado.

Sometida a consulta previa por parte de los Hermanos se acuerda aceptar la invitación del Sr. Obispo a participar en el Vía Crucis.

miércoles, 1 de junio de 2011

Actualizaciones de la Página Web

Queridos Hermanos,

Os informamos que se han actualizado varias secciones de la Galería de Fotos:
- Viernes de Dolores 2011
- Salida Procesional 2011
- Cultos Cuaresmales 2011
- Estrenos 2011
También se ha subido un resumen del trabajo realizado por la Vocalía de Caridad en el año 2010. Podeis verlo en la Sección Vocaliía de Caridad / Colaboraciones 2010.

Seguimos trabajando actualizando otras secciones para que tengais al día toda la información de vuestra Cofradía.

martes, 31 de mayo de 2011

CABILDO INFORMATIVO


- CONVOCATORIA DE CABILDO INFORMATIVO -

Conforme al acuerdo adoptado en Cabildo Extraordinario el día 25 de marzo de 2011, se convoca a los Hermanos para trasladar la información recibida por parte de la Comisión del Bicentenario perteneciente al Consejo Local de Hermandades y Cofradía sobre la procesión Magna de 2012.

Asimismo se informará sobre la invitación recibida por parte del Sr. Obispo para participar en los días en las Diócesis de la J.M.J.-2011

Por todo lo anterior, el día 10 de Junio, a las 21,00 horas (única convocatoria), en la Casa de Hermandad celebraremos CABILDO INFORMATIVO, con el siguiente Orden del Día:

PRIMER PUNTO: Información sobre la procesión Magna de 2012, recibida por parte de la Comisión del Bicentenario perteneciente al Consejo Local de Hermandades y Cofradía.

PUNTO SEGUNDO: Información sobre la invitación recibida por parte del Excmo. y Rvdo. Sr. Obispo para participar en los "Días en las Diócesis" (DED) con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud.

NOTA: Al tratarse de un cabildo informativo, para la celebración del mismo no se exige quórum mínimo, no estando limitada la asistencia de los hermanos por criterios de edad y/o antigüedad.

jueves, 12 de mayo de 2011

Festividad de Santa Gema de Galgani.




El próximo sábado, 14 de mayo de 2011 a las 19,00 horas en la Parroquia de Santa Cruz, la Cofradía celebrará una Eucaristía con motivo de la festividad de Santa Gema de Galgani.

Os recordamos que la Cofradía puso el nombre de Santa Gema de Galgani a la Bolsa de Caridad Asistencial creada hace tres años, dada la protección que ejerce la Cofradía sobre esta Imagen y a la gran devoción existente entre hermanos y fieles.

martes, 10 de mayo de 2011

Campaña donación de sangre.

Hoy 10 de mayo, en la sede del Consejo Local de Hermandades y Cofradías de Cádiz (C/ Cobos, 10) en horario de 17,30 a 21,30 horas, tendrá lugar la 3ª Campaña de Donación de Sangre.

La donación de sangre en una necesidad básica para poder sacar adelante la vida de muchas personas.

Esta vez la Cofradía te solicita un esfuerzo personal para que dones sangre, por ello se adhiere a la campaña del Consejo Local de Hermandades y Cofradías de Cádiz y la Hermandad de Donantes de Sangre.

Contamos con tu solidaridad. Gracias.

miércoles, 4 de mayo de 2011

Misa de Acción de Gracias

El próximo sábado día 7 de mayo de 2011 a las 19,00 horas en la Parroquia de Santa Cruz, celebraremos la Misa de Acción de Gracias por la pasada Estación de Penitencia.

Esperamos contar con vuestra asistencia.

martes, 3 de mayo de 2011

Misa en honor de D. Manuel Luz Navarro

Hoy martes día 3 de mayo a las 20 horas en la Parroquia de Ntra. Sra. del Carmen Coronada tendrá lugar la misa en sufragrio del alma de D. Manuel Luz Navarro, padre de José Manuel Luz ayudante de la cuadrilla del Stmo. Cristo del Perdón.

domingo, 24 de abril de 2011

Evangelio comentado. Domingo de Resurrección.


FELIZ PASCUA DE RESURRECCION

Hoy es Domingo de Resurrección, el comentario sobre el Evangelio de San Juan nos lo ofrece Conrado Bueno cmf. (Cordis Mariae Filius - Hijos del Inmaculado Corazón de María. Claretianos) desde la Web ciudadredonda.org

CRISTO HA RESUCITADO. La resurrección que hoy celebramos es la que da sentido a la vida del cofrade y por ese motivo hoy domingo debemos dejar nuestras advocaciones para convertirnos todos en cofrades de la RESURRECCION DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO.

Comenzamos un nuevo año cofrade y sabemos que después de la muerte hay vida. Por ello, debemos aprovechar esta nueva oportunidad que nos ofrece Nuestro Señor Jesucristo de iniciar un nuevo año con la esperanza de una nueva fe renovada, esta fe dará sentido a nuestra vida durante todo el año.

El Hermano Mayor y la Junta de Gobierno, queremos felicitar a todas las Hermandades de Cádiz; a las que han podido realizar la Estación de Penitencia en la Santa Iglesia Catedral y a las que hemos celebrado las estaciones penitenciales en nuestras sedes, por el trabajo y esfuerzo realizado.

A todas, muchas gracias.

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Juan (20,1-9):

El primer día de la semana, María Magdalena fue al sepulcro al amanecer, cuando aún estaba oscuro, y vio la losa quitada del sepulcro.

Echó a correr y fue donde estaba Simón Pedro y el otro discípulo, a quien tanto quería Jesús, y les dijo: «Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto.»

Salieron Pedro y el otro discípulo camino del sepulcro. Los dos corrían juntos, pero el otro discípulo corría más que Pedro; se adelantó y llegó primero al sepulcro; y, asomándose, vio las vendas en el suelo; pero no entró. Llegó también Simón Pedro detrás de él y entró en el sepulcro: vio las vendas en el suelo y el sudario con que le habían cubierto la cabeza, no por el suelo con las vendas, sino enrollado en un sitio aparte. Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; vio y creyó. Pues hasta entonces no habían entendido la Escritura: que él había de resucitar de entre los muertos.

Reflexión


Cristo, sabemos que estás vivo

1.- Este es nuestro día

“Alégrese nuestra Madre la Iglesia, revestida de luz tan brillante”, canta el pregón pascual. “Este es el día en que actuó el Señor, sea nuestra alegría y nuestro gozo”, proclama la liturgia. Sí, hoy es nuestro día más grande. Es la Pascua de las Pascuas: “Resucitó Cristo, nuestra esperanza”. Lo revela la llama del Cirio Pascual, nos lo recuerda el agua bautismal, nos lo canta el aleluya.
Tanta efusión es necesaria para estar a tono con este Día de Resurrección. (Serían una pena que, como a veces acontece, nos quedáramos anclados en los Cristos dolientes del Viernes Santa). Esta Pascua es la hipérbole del amor de Dios; por eso hay que exagerar la alegría. Era el primer día de la semana, al primer albor, la primera vez que salía el sol en un domingo, era el primer domingo de la historia. Hoy es el Día del Señor, porque Cristo ha resucitado. La Resurrección de Cristo es el eje de nuestra fe. “Si Cristo no ha resucitado, somos los más desgraciados de los hombres” aclara San Pablo.

Porque Jesús no fue devorado por la muerte, nuestra vida tiene un horizonte de salida y de esperanza. Porque el hombre sigue preguntándose: ¿Qué hay detrás de la puerta de la muerte? ¿Sólo el vacío y la nada? ¿O habrá algo o Alguien que nos espere al final del camino? ¿Y los míos que se fueron me seguirán queriendo? ¿Y cómo explicar el dolor y el sufrimiento de tanta gente inocente? Preguntas tan legítimas, tan humanas.

2.- Sólo la fe de tantos testigos

Por encima de los desajustes en la narración de los hechos, según los diferentes evangelistas, hay una realidad clara: Cristo, el Crucificado, ha resucitado. Sólo por el testimonio de los que creyeron, sólo por la fe, lo creemos, lo sentimos y vivimos.
Desfilan muchos testigos. En primera fila, las mujeres. Los discípulos abandonan a Jesús, y, mientras, María la Magdalena, María, la de Santiago y Salomé son las testigos fieles. Siempre, el mismo recorrido de fe: van a embalsamar a un muerto, no al encuentro con el resucitado. Luego, llega el estupor y el miedo, ante el anuncio “¿Buscáis al Crucificado? Ha resucitado”. Mientras esperaban la confirmación de la muerte de Jesús, les asombran con la noticia de que está vivo. Jesús sale al encuentro y les dice “Id y anunciad a los hermanos”. Finalmente, llenas de fe, van corriendo a contarlo a los apóstoles… “¡Pero ellos creyeron que era un delirio!”. Qué feliz camino espiritual; de la depresión sin esperanza a ese gozo que, de tan grande, necesita comunicarse.
La Resurrección de Jesús no es un milagro, es un misterio. Porque resucitar no es “volver a la vida”, como Lázaro. Resucitar es entrar en una vida nueva, es dejar el tiempo por la eternidad. En Jesús, la Muerte y la Resurrección son dos puntos de una misma trayectoria: muere para resucitar; resucita desde la muerte. Jesús es “el viviente”.
Lo bueno es que Jesús sigue resucitando. Él es la primicia para los que mueren. Los que mueren en Cristo resucitan con Cristo. En la vida y en la muerte somos del Señor. Que nadie dude. Que todos profesen tanta dicha.

3.- Listos para resucitar

Alegría

Desde que Cristo resucitó, el apellido de los cristianos es la alegría. “Peca quien en este día (domingo) está triste” (Didascalia). Es cierto que el dolor y la muerte surcan todos los caminos de la vida. Pero siempre nos acompaña la esperanza. El gozo en el dolor tiene el nombre de paz y de consuelo; con Jesús, se liman las aristas y se elimina el desgarro ante el sufrimiento. No somos fanáticos: tenemos pena y lloramos la muerte de los nuestros, pero disponemos del bálsamo de la esperanza. Sintiendo a Jesús resucitado, podemos seguirle “hasta la muerte”, porque sabemos dónde acaba.

Es domingo

Domingo y Resurrección van siempre de la mano. Por este domingo son domingo todos los domingos del año, y no es un juego ligero de palabras. La Eucaristía del “Día del Señor” es la presencia entre nosotros del Resucitado. Desde el tiempo de los apóstoles en el “primer día de la semana” nos reunimos “para la fracción del pan”. ¿Quién llamó precepto a lo que es impulso amoroso del corazón creyente? También nosotros podemos decir, como Pedro” “comimos y bebimos con él después de que resucitó de entre los muertos”. El domingo es para “endomingarse”, para la alegría, para el deporte, para la familia, para la caridad.

Testigos de resurrección

Los que hemos resucitado con Cristo “buscamos las cosas de arriba”, estamos llamados a sembrar resurrección: ponemos esperanza en el dolor, ponemos vida en la muerte, ponemos gozo en la pena. Si creemos en Cristo Resucitado, nuestra vida es Pascua, es pasar de la muerte a la vida. “Como el grano de trigo, que, al morir, da mil frutos. Como el ramo de olivo, que venció a la inclemencia. Como el sol, que se esconde y revive en el alba”, resucita el cristiano y, a su paso, resucitan las cosas. (En el atentado terrorista del 11 M en Madrid, junto a tanta muerte y tanto dolor, resucitó lo mejor que atesora el corazón humano de bondad, de compasión, de entrega).
¿Es esto lo que queremos decir cuando afirmamos que somos testigos de la Resurrección del Señor?

Conrado Bueno, cmf

viernes, 22 de abril de 2011

Fotos Estación de Penitencia 2011

Os adjunto varias fotografias de la pasada Estación de Penitencia en la Parroquia de Santa Cruz, tomadas por nuestro hermano Antonio Vela.















Evangelio comentado. Viernes Santo

Hoy es Viernes Santo, el comentario sobre el Evangelio de San Juan nos lo ofrecen desde la web ciudadredonda.org

Hemos realizando la Estación de Penitencia de Nuestra Cofradía en la Parroquia de Santa Cruz.

Este año el Stmo. Cristo del Perdón y su Madre la María Stma. del Rosario en sus Misterios Dolorosos, han querido reunirnos en Santa Cruz para darnos las fuerzas necesarias para iniciar la preparación de la próxima salida procesional.

El Hermano Mayor y la Junta de Gobierno, queremos agradecer vuestra colaboración a todos los habéis participado.

A todos, muchas gracias.

Evangelio

Pasión de nuestro Señor Jesucristo según san Juan (18,1–19,42):

C. En aquel tiempo, salió Jesús con sus discípulos al otro lado del torrente Cedrón, donde había un huerto, y entraron allí él y sus discípulos. Judas, el traidor, conocía también el sitio, porque Jesús se reunía a menudo allí con sus discípulos. Judas entonces, tomando la patrulla y unos guardias de los sumos sacerdotes y de los fariseos, entró allá con faroles, antorchas y armas. Jesús, sabiendo todo lo que venía sobre él, se adelantó y les dijo:
+ «¿A quién buscáis?»
C. Le contestaron:
S. «A Jesús, el Nazareno.»
C. Les dijo Jesús:
+ «Yo soy.»
C. Estaba también con ellos judas, el traidor. Al decirles: «Yo soy», retrocedieron y cayeron a tierra. Les preguntó otra vez:
+ «¿A quién buscáis?»
C. Ellos dijeron:
S. «A Jesús, el Nazareno.»
C. Jesús contestó:

+ «Os he dicho que soy yo. Si me buscáis a mí, dejad marchar a éstos»
C. Y así se cumplió lo que había dicho: «No he perdido a ninguno de los que me diste.» Entonces Simón Pedro, que llevaba una espada, la sacó e hirió al criado del sumo sacerdote, cortándole la oreja derecha. Este criado se llamaba Malco. Dijo entonces Jesús a Pedro:
+ «Mete la espada en la vaina. El cáliz que me ha dado mi Padre, ¿no lo voy a beber?»
C. La patrulla, el tribuno y los guardias de los judíos prendieron a jesús, lo ataron y lo llevaron primero a Anás, porque era suegro de Caifás, sumo sacerdote aquel año; era Caifás el que había dado a los judíos este consejo: «Conviene que muera un solo hombre por el pueblo.» Simón Pedro y otro discípulo seguían a Jesús. Este discípulo era conocido del sumo sacerdote y entró con Jesús en el palacio del sumo sacerdote, mientras Pedro se quedó fuera a la puerta. Salió el otro discípulo, el conocido del sumo sacerdote, habló a la portera e hizo entrar a Pedro. La criada que hacía de portera dijo entonces a Pedro:
S. «¿No eres tú también de los discípulos de ese hombre?»
C. Él dijo:
S. «No lo soy.»
C. Los criados y los guardias habían encendido un brasero, porque hacía frío, y se calentaban. También Pedro estaba con ellos de pie, calentándose. El sumo sacerdote interrogó a Jesús acerca de sus discípulos y de la doctrina. Jesús le contestó:
+ «Yo he hablado abiertamente al mundo; yo he enseñado continuamente en la sinagoga y en el templo, donde se reúnen todos los judíos, y no he dicho nada a escondidas. ¿Por qué me interrogas a mí? 1nterroga a los que me han oído, de qué les he hablado. Ellos saben lo que he dicho yo.»
C. Apenas dijo esto, uno de los guardias que estaba allí le dio una bofetada a Jesús, diciendo:
S. «¿Así contestas al sumo sacerdote?»
C. Jesús respondió:
+ «Si he faltado al hablar, muestra en qué he faltado; pero si he hablado como se debe, ¿por qué me pegas?»
C. Entonces Anás lo envió atado a Caifás, sumo sacerdote. Simón Pedro estaba en pie, calentándose, y le dijeron:
S. «¿No eres tú también de sus discípulos?»
C. Él lo negó, diciendo:
S. «No lo soy.»
C. Uno de los criados del sumo sacerdote, pariente de aquel a quien Pedro le cortó la oreja, le dijo:
S. «¿No te he visto yo con él en el huerto?»
C. Pedro volvió a negar, y enseguida cantó un gallo. Llevaron a Jesús de casa de Caifás al pretorio. Era el amanecer, y ellos no entraron en el pretorio para no incurrir en impureza y poder así comer la Pascua. Salió Pilato afuera, adonde estaban ellos, y dijo:
S. «¿Qué acusación presentáis contra este hombre?»
C. Le contestaron:
S. «Si éste no fuera un malhechor, no te lo entregaríamos.»
C. Pilato les dijo:
S. «Lleváoslo vosotros y juzgadlo según vuestra ley.»
C. Los judíos le dijeron:
S. «No estamos autorizados para dar muerte a nadie.»
C. Y así se cumplió lo que había dicho Jesús, indicando de qué muerte iba a morir. Entró otra vez Pilato en el pretorio, llamó a Jesús y le dijo:
S. «¿Eres tú el rey de los judíos?»
C. Jesús le contestó:
+ «¿Dices eso por tu cuenta o te lo han dicho otros de mí?»
C. Pilato replicó:
S. «¿Acaso soy yo judío? Tu gente y los sumos sacerdotes te han entregado a mí; ¿qué has hecho?»
C. Jesús le contestó:
+ «Mi reino no es de este mundo. Si mi reino fuera de este mundo, mi guardia habría luchado para que no cayera en manos de los judíos. Pero mi reino no es de aquí.»
C. Pilato le dijo:
S. «Conque, ¿tú eres rey?»
C. Jesús le contestó:
+ «Tú lo dices: soy rey. Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo: para ser testigo de la verdad. Todo el que es de la verdad escucha mi voz.»
C. Pilato le dijo:
S. «Y, ¿qué es la verdad?»
C. Dicho esto, salió otra vez adonde estaban los judíos y les dijo:
S. «Yo no encuentro en él ninguna culpa. Es costumbre entre vosotros que por Pascua ponga a uno en libertad. ¿Queréis que os suelte al rey de los judíos?»
C. Volvieron a gritar:
S. «A ése no, a Barrabás.»
C. El tal Barrabás era un bandido. Entonces Pilato tomó a Jesús y lo mandó azotar. Y los soldados trenzaron una corona de espinas, se la pusieron en la cabeza y le echaron por encima un manto color púrpura; y, acercándose a él, le decían:
S. «¡Salve, rey de los judíos!»
C. Y le daban bofetadas. Pilato salió otra vez afuera y les dijo:
S. «Mirad, os lo saco afuera, para que sepáis que no encuentro en él ninguna culpa.»
C. Y salió Jesús afuera, llevando la corona de espinas y el manto color purpúra. Pilato les dijo:
S. «Aquí lo tenéis.»

C. Cuando lo vieron los sumos sacerdotes y los guardias, gritaron:
S. «¡Crucifícalo, crucifícalo!»
C. Pilato les dijo:
S «Lleváoslo vosotros y crucificadlo, porque yo no encuentro culpa en él.»
C. Los judíos le contestaron:
S «Nosotros tenemos una ley, y según esa ley tiene que morir, porque se ha declarado Hijo de Dios.»
C. Cuando Pilato oyó estas palabras, se asustó aún más y, entrando otra vez en el pretorio, dijo a Jesús:
S. «¿De dónde eres tú?»
C. Pero Jesús no le dio respuesta. Y Pilato le dijo:
S. «¿A mí no me hablas? ¿No sabes que tengo autoridad para soltarte y autoridad para crucificarte?»
C. Jesús le contestó:
+ «No tendrías ninguna autoridad sobre mí, si no te la hubieran dado de lo alto. Por eso el que me ha entregado a ti tiene un pecado mayor.»
C. Desde este momento Pilato trataba de soltarlo, pero los judíos gritaban:
S. «Si sueltas a ése, no eres amigo del César. Todo el que se declara rey está contra el César.»
C. Pilato entonces, al oír estas palabras, sacó afuera a Jesús y lo sentó en el tribunal, en el sitio que llaman «el Enlosado» (en hebreo Gábbata). Era el día de la Preparación de la Pascua, hacia el mediodía. Y dijo Pilato a los judíos:
S. «Aquí tenéis a vuestro rey.»
C. Ellos gritaron:
S. «¡Fuera, fuera; crucifícalo!»
C. Pilato les dijo:
S. «¿A vuestro rey voy a crucificar?»
C. Contestaron los sumos sacerdotes:
S. «No tenemos más rey que al César.»
C. Entonces se lo entregó para que lo crucificaran. Tomaron a Jesús, y él, cargando con la cruz, salió al sitio llamado «de la Calavera» (que en hebreo se dice Gólgota), donde lo crucificaron; y con él a otros dos, uno a cada lado, y en medio, Jesús. Y Pilato escribió un letrero y lo puso encima de la cruz; en él estaba escrito: «Jesús, el Nazareno, el rey de los judíos.» Leyeron el letrero muchos judíos, porque estaba cerca el lugar donde crucificaron a Jesús, y estaba escrito en hebreo, latín y griego. Entonces los sumos sacerdotes de los judíos dijeron a Pilato:
S. «No, escribas: "El rey de los judíos", sino: "Éste ha dicho: Soy el rey de los judíos."»
C. Pilato les contestó:

S. «Lo escrito, escrito está.»
C. Los soldados, cuando crucificaron a Jesús, cogieron su ropa, haciendo cuatro partes, una para cada soldado, y apartaron la túnica. Era una túnica sin costura, tejida toda de una pieza de arriba abajo. Y se dijeron:
S. «No la rasguemos, sino echemos a suerte, a ver a quién le toca.»
C. Así se cumplió la Escritura: «Se repartieron mis ropas y echaron a suerte mi túnica». Esto hicieron los soldados. Junto a la cruz de Jesús estaban su madre, la hermana de María, la Magdalena. Jesús, al ver a su madre y cerca al discípulo que tanto quería, dijo a su madre:
+ «Mujer, ahí tienes a tu hijo.
C. Luego, dijo al discípulo:
+ «Ahí tienes a tu madre.»
C. Y desde aquella hora, el discípulo la recibió en su casa. Después de esto, sabiendo Jesús que todo había llegado a su término, para que se cumpliera la Escritura dijo:
+ «Tengo sed.»
C. Había allí un jarro lleno de vinagre. Y, sujetando una esponja empapada en vinagre a una caña de hisopo, se la acercaron a la boca. Jesús, cuando tomó el vinagre, dijo:
+ «Está cumplido.»
C. E, inclinando la cabeza, entregó el espíritu.

Los judíos entonces, como era el día de la Preparación, para que no se quedaran los cuerpos en la cruz el sábado, porque aquel sábado era un día solemne, pidieron a Pilato que les quebraran las piernas y que los quitaran. Fueron los soldados, le quebraron las piernas al primero y luego al otro que habían crucificado con él; pero al llegar a Jesús, viendo que ya había muerto, no le quebraron las piernas, sino que uno de los soldados, con la lanza, le traspasó el costado, y al punto salió sangre y agua. El que lo vio da testimonio, y su testimonio es verdadero, y él sabe que dice verdad, para que también vosotros creáis. Esto ocurrió para que se cumpliera la Escritura: «No le quebrarán un hueso»; y en otro lugar la Escritura dice: «Mirarán al que atravesaron.» Después de esto, José de Arimatea, que era discípulo clandestino de Jesús por miedo a los judíos, pidió a Pilato que le dejara llevarse el cuerpo de Jesús. Y Pilato lo autorizó. Él fue entonces y se llevó el cuerpo. Llegó también Nicodemo, el que había ido a verlo de noche, y trajo unas cien fibras de una mixtura de mirra y áloe. Tomaron el cuerpo de Jesús y lo vendaron todo, con los aromas, según se acostumbra a enterrar entre los judíos. Había un huerto en el sitio donde lo crucificaron, y en el huerto un sepulcro nuevo donde nadie había sido enterrado todavía. Y como para los judíos era el día de la Preparación, y el sepulcro estaba cerca, pusieron allí a Jesús.

Antes de la fiesta de la Pascua, sabiendo Jesús que había llegado la hora de pasar de este mundo al Padre, habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo. Estaban cenando, ya el diablo le había metido en la cabeza a judas 1scariote, el de Simón, que lo entregara, y Jesús, sabiendo que el Padre había puesto todo en sus manos, que venía de Dios y a Dios volvía, se levanta de la cena, se quita el manto y, tomando una toalla, se la ciñe; luego echa agua en la jofaina y se pone a lavarles los pies a los discípulos, secándoselos con la toalla que se había ceñido.

Llegó a Simón Pedro, y éste le dijo: «Señor, ¿lavarme los pies tú a mí?»
Jesús le replicó: «Lo que yo hago tú no lo entiendes ahora, pero lo comprenderás más tarde.»

Pedro le dijo: «No me lavarás los pies jamás.» Jesús le contestó: «Si no te lavo, no tienes nada que ver conmigo.» Simón Pedro le dijo: «Señor, no sólo los pies, sino también las manos y la cabeza.»

Jesús le dijo: «Uno que se ha bañado no necesita lavarse más que los pies, porque todo él está limpio. También vosotros estáis limpios, aunque no todos.»

Porque sabía quién lo iba a entregar, por eso dijo: «No todos estáis limpios.» Cuando acabó de lavarles los pies, tomó el manto, se lo puso otra vez y les dijo: «¿Comprendéis lo que he hecho con vosotros? Vosotros me llamáis "el Maestro" y "el Señor", y decís bien, porque lo soy. Pues si yo, el Maestro y el Señor, os he lavado los pies, también vosotros debéis lavaros los pies unos a otros; os he dado ejemplo para que lo que yo he hecho con vosotros, vosotros también lo hagáis.»

Reflexión

Esta noche, en el Coliseo de Roma, el Papa Benedicto XVI, hablará de los sepulcros en los cuales yace hoy Jesucristo, y nos ofrecerá algunas claves para iluminar el misterio del dolor y de la muerte.

La muerte entra a diario en nuestras casas a través de la ventana de la televisión. Nos ofrece cadáveres de soldados, niños, mujeres, periodistas ... Al contemplar las fugaces imágenes en la pantalla o con más calma en los periódicos, siento algo parecido a lo que siento ante un crucifijo: ¿Quién tiene derecho a tronchar una vida? ¿En nombre de qué causa el ser humano puede disponer de la vida de los demás? ¿Cómo se puede reparar la pérdida de un niño inocente que está abriéndose a la existencia? ¿Qué argumentos nos van a convencer de que estas muertes son “daños colaterales” al servicio de no sé qué libertad?

Mientras tengamos que sacrificar vidas humanas para obtener supuestos beneficios, seguiremos viviendo en un permanente e injusto Viernes Santo.


Os invito, amigos y amigas, a colocar junto a vuestro ordenador, una cruz y, sobre ella, la foto de alguna víctima de cualquier otro acto violento. Mirando contemplativamente el conjunto, podemos rezar esta oración:


ANTE EL CRUCIFICADO


Amigo y hermano, Jesucristo,
hemos llegado al pie de esta cruz en que expiras,
para contemplarte y para escucharte en silencio.
Para verte clavado en ese madero
que se agiganta a nuestros ojos,
que surge de los abismos
y traspasa los cielos.

Tu cuerpo llena todos los espacios
y rompe todos los confines.

Hemos venido para oír tu voz
que resuena como un grito silencioso
en el corazón de todos los seres.

Abrimos los ojos y los oídos
para llenarnos de ti,
y hacemos silencio en nuestro interior
para que la única Palabra
no encuentre interferencias
de falsos mensajes, de ruidos importunos.

Estamos aquí desconcertados, asombrados,
sin entender nada,
como un niño ante su padre muerto.

No queremos pensar.
No nos importa comprender.
Nos basta mirar y ser mirados.
Nos basta tu presencia.


Sólo queremos que en la retina de nuestros ojos
queden grabados los tuyos;
que la luz que irradia tu rostro
ensangrentado, desfigurado, profanado,
vaya calando lentamente nuestro corazón

Salida procesional 2011

Queridos Hermanos, reunida la Junta de Gobierno y a la vista de los partes meteorológicos que obran en poder de la Hermandad, la Junta de Gobierno ha acordado por unanimidad realizar la Estación de Penitencia en la Parroquia de Santa Cruz a las 03,00 horas y suspender la salida procesional.

jueves, 21 de abril de 2011

Evangelio comentado. Jueves Santo

Hoy es Jueves Santo, el comentario sobre el Evangelio de San Juan nos lo ofrecen desde la web ciudadredonda.org

Estamos en vísperas de la Estación de Penitencia de Nuestra Cofradía, por ello dentro de unas horas volveremos a dar testimonio público de Fe por la calles de Cádiz y acompañaremos al Stmo. Cristo del Perdón y María Stma. del Rosario en sus Misterios Dolorosos, orgullosos de portar el hábito de nuestra Hermandad.

Desde la Junta de Gobierno, queremos agradecer a todos los que vamos a formar parte del cortejo procesional de una u otra forma, vuestra devoción y cariño que le tenéis a nuestra querida Cofradía.

A todos, buenas Estación de Penitencia.

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Juan (13,1-15)

Antes de la fiesta de la Pascua, sabiendo Jesús que había llegado la hora de pasar de este mundo al Padre, habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo. Estaban cenando, ya el diablo le había metido en la cabeza a judas 1scariote, el de Simón, que lo entregara, y Jesús, sabiendo que el Padre había puesto todo en sus manos, que venía de Dios y a Dios volvía, se levanta de la cena, se quita el manto y, tomando una toalla, se la ciñe; luego echa agua en la jofaina y se pone a lavarles los pies a los discípulos, secándoselos con la toalla que se había ceñido.

Llegó a Simón Pedro, y éste le dijo: «Señor, ¿lavarme los pies tú a mí?»
Jesús le replicó: «Lo que yo hago tú no lo entiendes ahora, pero lo comprenderás más tarde.»

Pedro le dijo: «No me lavarás los pies jamás.» Jesús le contestó: «Si no te lavo, no tienes nada que ver conmigo.» Simón Pedro le dijo: «Señor, no sólo los pies, sino también las manos y la cabeza.»

Jesús le dijo: «Uno que se ha bañado no necesita lavarse más que los pies, porque todo él está limpio. También vosotros estáis limpios, aunque no todos.»
Porque sabía quién lo iba a entregar, por eso dijo: «No todos estáis limpios.» Cuando acabó de lavarles los pies, tomó el manto, se lo puso otra vez y les dijo: «¿Comprendéis lo que he hecho con vosotros? Vosotros me llamáis "el Maestro" y "el Señor", y decís bien, porque lo soy. Pues si yo, el Maestro y el Señor, os he lavado los pies, también vosotros debéis lavaros los pies unos a otros; os he dado ejemplo para que lo que yo he hecho con vosotros, vosotros también lo hagáis.»

Reflexión

Compartir el pan y beber de la misma copa eran gestos muy elocuentes en tiempos de Jesús. A través de ellos se establecía una profunda comunión con los demás y con la naturaleza. El pan y el vino, frutos de la tierra y del trabajo de los hombres, se convierten en alimento después de un proceso de transformación. Tienen que morir los granos de trigo y las uvas del racimo para que nazca el pan blanco y el vino rojo. Cuando Jesús entrega a sus discípulos estos dones, les está anticipando su final y, al mismo tiempo, les está ofreciendo un programa de vida: “Vosotros podéis ser alimento para los demás si aceptáis ser molidos (como los granos) o triturados (como las espigas)”. En esto consiste la eucaristía. Por eso, como nos recuerda la carta a los Corintios, cada vez que comemos de este pan y bebemos de este cáliz proclamamos la muerte del Señor hasta que él vuelva, reproducimos el sentido de su vida entregada.

¿Entendemos esto cuando celebramos la eucaristía? Si lo entendiéramos, ¿cómo podemos preguntar, una y otra vez, “para qué sirve la eucaristía”? ¡Sirve para vivir! Es el símbolo y la fuente de la vida. Sin entrar en comunión con el Cristo que se da somos incapaces de dejarnos triturar en el lagar de la vida, nos resistimos a todas las muertes y no encontramos sentido a nada de lo que hacemos. Sin eucaristía, nuestra existencia se reduce a una exhibición estéril.

Como hoy no estamos muy adiestrados en descifrar símbolos, el evangelio de Juan nos ofrece una traducción eucarística apta para todos los públicos. Vive la eucaristía quien reproduce la vida de Jesús, que no ha venido a ser servido sino a servir. Por eso, en el Jueves Santo, se coloca ante nuestros ojos el icono del Jesús que lava los pies a sus discípulos. El Señor se convierte en siervo y los siervos en señores. La conclusión es clara: También vosotros debéis lavaros los pies unos a otros.

Os propongo una parábola:

En un encuentro comunitario, el Abad confesó con sencillez a los monjes:
Cuando yo era adolescente, tenía la ambición de ser el primero en todo: quería ser el más guapo, el más listo, el más alto, el más rico, el más joven, el más bueno, el más sabio.

Pronto descubrí que esta ambición me quitaba la vida, pero no sabía qué hacer, porque veía que no es posible renunciar al ideal sin traicionarse y me parecía que ser el primero era, sin duda, el ideal.

Tardé mucho en comprender que el ideal está en ocupar el último puesto, que es el puesto del servicio y, por lo mismo, del amor. Esto dio un sentido nuevo a mi vida.

Ahora caigo en la cuenta de que pretender el último puesto es demasiado para mí, porque ese sitio se lo ha reservado el Señor, y él no lo cede, aunque sí lo comparte con quien se lo pide. Yo se lo pido, muy consciente de que no lo merezco, y me siento feliz. ¡Ahora, vivo!

domingo, 17 de abril de 2011

Evangelio comentado. Domingo de Ramos

Ya es Domingo de Ramos, el comentario sobre el Evangelio de San Mateos nos lo ofrece Fernando Torres Pérez cmf. (Cordis Mariae Filius - Hijos del Inmaculado Corazón de María. Claretianos) desde la Web ciudadredonda.org

Hoy con el inicio de la Semana Santa desde la Cofradía del Santísimo Cristo del Perdón y María Santísima del Rosario en sus Misterios Dolorosos, queremos desear a todas las Hermandades que van a procesionar una buena Estación de Penitencia.

Y a todos los que vamos a formar parte de los cortejos procesionales de una u otra forma, recordaros de que somos el verdadero patrimonio que tienen nuestras Hermandades y por ello, debemos dar testimonio público de nuestra Fe. Ahora toca llevar el antifaz en la salida procesional, ya que los únicos protagonistas son nuestros Titulares; pero al día siguiente debemos salir a cara descubierta a dar testimonio de nuestra Fe y sentirnos orgulloso de ser Cofrades todo el año.

Evangelio

Pasión de nuestro Señor Jesucristo según San Mateo (26,14–27,66):

C. En aquel tiempo, uno de los Doce, llamado Judas Iscariote, fue a los sumos sacerdotes y les propuso:
S. «¿Qué estáis dispuestos a darme, si os lo entrego?»
C. Ellos se ajustaron con él en treinta monedas. Y desde entonces andaba buscando ocasión propicia para entregarlo.
C. El primer día de los Ázimos se acercaron los discípulos a Jesús y le preguntaron:
S. -«¿Dónde quieres que te preparemos la cena de Pascua?»
C. Él contestó:
+ «Id a la ciudad, a casa de Fulano, y decidle: "El Maestro dice: Mi momento está cerca; deseo celebrar la Pascua en tu casa con mis discípulos."»
C. Los discípulos cumplieron las instrucciones de Jesús y prepararon la Pascua.
C. Al atardecer se puso a la mesa con los Doce. Mientras comían dijo:
+ «Os aseguro que uno de vosotros me va a entregar.»
C. Ellos, consternados, se pusieron a preguntarle uno tras otro:
S. «¿Soy yo acaso, Señor?»
C. Él respondió:
+ «El que ha mojado en la misma fuente que yo, ése me va a entregar. El Hijo del hombre se va, como está escrito de él; pero, ¡ay del que va a entregar al Hijo del hombre!; más le valdría no haber nacido.»
C. Entonces preguntó Judas, el que lo iba a entregar:
S. «¿Soy yo acaso, Maestro?»
C. Él respondió:
+ «Tú lo has dicho.»
C. Durante la cena, Jesús cogió pan, pronunció la bendición, lo partió y lo dio a sus discípulos, diciendo:
+ «Tomad, comed: esto es mi cuerpo.»
C.. Y, cogiendo una copa, pronunció la acción de gracias y se la dio diciendo:
+ «Bebed todos; porque ésta es mi sangre, sangre de la alianza, derramada por todos para el perdón de los pecados. Y os digo que no beberé más del fruto de la vid, hasta el día que beba con vosotros el vino nuevo en el reino de mi Padre.»
C. Cantaron el salmo y salieron para el monte de los Olivos.
C. Entonces Jesús les dijo:
+ «Esta noche vais a caer todos por mi causa, porque está escrito: "Heriré al pastor, y se dispersarán las ovejas del rebaño." Pero cuando resucite, iré antes que vosotros a Galilea.»
C. Pedro replicó:
S. «Aunque todos caigan por tu causa, yo jamás caeré.»
C. Jesús le dijo:
+ «Te aseguro que esta noche, antes que el gallo cante, me negarás tres veces.»
C . Pedro le replicó:
S. «Aunque tenga que morir contigo, no te negaré. »
C. Y lo mismo decían los demás discípulos.
C. Entonces Jesús fue con ellos a un huerto, llamado Getsemaní, y les dijo:
+ «Sentaos aquí, mientras voy allá a orar.»
C. Y, llevándose a Pedro y a los dos hijos de Zebedeo, empezó a entristecerse y a angustiarse. Entonces dijo:
+ «Me muero de tristeza: quedaos aquí y velad conmigo.»
C. Y, adelantándose un poco, cayó rostro en tierra y oraba diciendo:
+ «Padre mío, si es posible, que pase y se aleje de mí ese cáliz. Pero no se haga lo que yo quiero, sino lo que tú quieres.»
C. Y se acercó a los discípulos y los encontró dormidos. Dijo a Pedro:
+ «¿No habéis podido velar una hora conmigo? Velad y orad para no caer en la tentación, pues el espíritu es decidido, pero la carne es débil.»
C. De nuevo se apartó por segunda vez y oraba diciendo:
+ «Padre mío, si este cáliz no puede pasar sin que yo lo beba, hágase tu voluntad.»
C. Y, viniendo otra vez, los encontró dormidos, porque tenían los ojos cargados. Dejándolos de nuevo, por tercera vez oraba, repitiendo las mismas palabras. Luego se acercó a sus discípulos y les dijo:
+ «Ya podéis dormir y descansar. Mirad, está cerca la hora, y el Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los pecadores. ¡Levantaos, vamos! Ya está cerca el que me entrega.»
C. Todavía estaba hablando, cuando apareció Judas, uno de los Doce, acompañado de un tropel de gente, con espadas y palos, mandado por los sumos sacerdotes y los ancianos del pueblo. El traidor les había dado esta contraseña:
S. «Al que yo bese, ése es; detenedlo.»
C. Después se acercó a Jesús y le dijo:
S. «¡Salve, Maestro!»
C. Y lo besó. Pero Jesús le contestó:
+ «Amigo, ¿a qué vienes?»
C. Entonces se acercaron a Jesús y le echaron mano para detenerlo. Uno de los que estaban con él agarró la espada, la desenvainó y de un tajo le cortó la oreja al criado del sumo sacerdote. Jesús le dijo:
+ «Envaina la espada; quien usa espada, a espada morirá. ¿Piensas tú que no puedo acudir a mi Padre? Él me mandaría en seguida más de doce legiones de ángeles. Pero entonces no se cumpliría la Escritura, que dice que esto tiene que pasar.»
C. Entonces dijo Jesús a la gente:
+ «¿Habéis salido a prenderme con espadas y palos, como a un bandido? A diario me sentaba en el templo a enseñar y, sin embargo, no me detuvisteis.»
C. Todo esto ocurrió para que se cumpliera lo que escribieron los profetas. En aquel momento todos los discípulos lo abandonaron y huyeron. Los que detuvieron a Jesús lo llevaron a casa de Caifás, el sumo sacerdote, donde se habían reunido los escribas y los ancianos. Pedro lo seguía de lejos, hasta el palacio del sumo sacerdote, y, entrando dentro, se sentó con los criados para ver en qué paraba aquello. Los sumos sacerdotes y el sanedrín en pleno buscaban un falso testimonio contra Jesús para condenarlo a muerte y no lo encontraban, a pesar de los muchos falsos testigos que comparecían. Finalmente, comparecieron dos, que dijeron:
S. «Éste ha dicho: "Puedo destruir el templo de Dios y reconstruirlo en tres días."»
C. El sumo sacerdote se puso en pie y le dijo:
S. «¿No tienes nada que responder? ¿Qué son estos cargos que levantan contra ti?»
C. Pero Jesús callaba. Y el sumo sacerdote le dijo:
S. «Te conjuro por Dios vivo a que nos digas si tú eres el Mesías, el Hijo de Dios.»
C. Jesús le respondió:
+ «Tú lo has dicho. Más aún, yo os digo: Desde ahora veréis que el Hijo del hombre está sentado a la derecha del Todopoderoso y que viene sobre las nubes del cielo.»
C. Entonces el sumo sacerdote rasgó sus vestiduras, diciendo:
S. «Ha blasfemado. ¿Qué necesidad tenemos ya de testigos? Acabáis de oír la blasfemia. ¿Qué decidís?»
C. Y ellos contestaron:
S. «Es reo de muerte.»
C. Entonces le escupieron a la cara y lo abofetearon; otros lo golpearon, diciendo:
S. «Haz de profeta, Mesías; ¿quién te ha pegado?»
C. Pedro estaba sentado fuera en el patio, y se le acercó una criada y le dijo:
S. «También tú andabas con Jesús el Galileo.»
C. Él lo negó delante de todos, diciendo:
S. «No sé qué quieres decir.»
C. Y, al salir al portal, lo vio otra y dijo a los que estaban allí:
S. «Éste andaba con Jesús el Nazareno.»
C. Otra vez negó él con juramento:
S. «No conozco a ese hombre.»
C. Poco después se acercaron los que estaban allí y dijeron a Pedro:
S. «Seguro; tú también eres de ellos, te delata tu acento.»
C. Entonces él se puso a echar maldiciones y a jurar, diciendo:
S. «No conozco a ese hombre.»
C. Y en seguida cantó un gallo. Pedro se acordó de aquellas palabras de Jesús: «Antes de que cante el gallo, me negarás tres veces.» Y, saliendo afuera, lloró amargamente. Al hacerse de día, todos los sumos sacerdotes y los ancianos del pueblo se reunieron para preparar la condena a muerte de Jesús. Y, atándolo, lo llevaron y lo entregaron a Pilato, el gobernador. Entonces Judas, el traidor, al ver que habían condenado a Jesús, sintió remordimiento y devolvió las treinta monedas de plata a los sumos sacerdotes y ancianos, diciendo:
S. «He pecado, he entregado a la muerte a un inocente.»
C. Pero ellos dijeron:
S. «¿A nosotros qué? ¡Allá tú!»
C. Él, arrojando las monedas en el templo, se marchó; y fue y se ahorcó. Los sumos sacerdotes, recogiendo las monedas, dijeron:
S. «No es lícito echarlas en el arca de las ofrendas, porque son precio de sangre.»
C. Y, después de discutirlo, compraron con ellas el Campo del Alfarero para cementerio de forasteros. Por eso aquel campo se llama todavía «Campo de Sangre». Así se cumplió lo escrito por Jeremías, el profeta: «Y tomaron las treinta monedas de plata, el precio de uno que fue tasado, según la tasa de los hijos de Israel, y pagaron con ellas el Campo del Alfarero, como me lo había ordenado el Señor.» Jesús fue llevado ante el gobernador, y el gobernador le preguntó:
S. «¿Eres tú el rey de los judíos?»
C. Jesús respondió:
+ «Tú lo dices.»
C. Y, mientras lo acusaban los sumos sacerdotes y los ancianos, no contestaba nada. Entonces Pilato le preguntó:
S. «¿No oyes cuántos cargos presentan contra ti?»
C. Como no contestaba a ninguna pregunta, el gobernador estaba muy extrañado. Por la fiesta, el gobernador solía soltar un preso, el que la gente quisiera. Había entonces un preso famoso, llamado Barrabás. Cuando la gente acudió, les dijo Pilato:
S. «¿A quién queréis que os suelte, a Barrabás o a Jesús, a quien llaman el Mesías?»
C. Pues sabía que se lo habían entregado por envidia. Y, mientras estaba sentado en el tribunal, su mujer le mandó a decir:
S. «No te metas con ese justo, porque esta noche he sufrido mucho soñando con él.»
C. Pero los sumos sacerdotes y los ancianos convencieron a la gente que pidieran el indulto de Barrabás y la muerte de Jesús. El gobernador preguntó:
S. «¿A cuál de los dos queréis que os suelte?»
C. Ellos dijeron:
S. «A Barrabás.»
C. Pilato les preguntó:
S. «¿Y qué hago con Jesús, llamado el Mesías?»
C. Contestaron todos:
S. «Que lo crucifiquen.»
C. Pilato insistió:
S. «Pues, ¿qué mal ha hecho?»
C. Pero ellos gritaban más fuerte:
S. «¡Que lo crucifiquen!»
C. Al ver Pilato que todo era inútil y que, al contrario, se estaba formando un tumulto, tomó agua y se lavó las manos en presencia de la multitud, diciendo:
S. «Soy inocente de esta sangre. ¡Allá vosotros!»
C. Y el pueblo entero contestó:
S. «¡Su sangre caiga sobre nosotros y sobre nuestros hijos!»
C. Entonces les soltó a Barrabás; y a Jesús, después de azotarlo, lo entregó para que lo crucificaran. Los soldados del gobernador se llevaron a Jesús al pretorio y reunieron alrededor de él a toda la compañía; lo desnudaron y le pusieron un manto de color púrpura y, trenzando una corona de espinas, se la ciñeron a la cabeza y le pusieron una caña en la mano derecha. Y, doblando ante él la rodilla, se burlaban de él, diciendo:
S. «¡Salve, rey de los judíos!»
C. Luego le escupían, le quitaban la caña y le golpeaban con ella la cabeza. Y, terminada la burla, le quitaron el manto, le pusieron su ropa y lo llevaron a crucificar. Al salir, encontraron a un hombre de Cirene, llamado Simón, y lo forzaron a que llevara la cruz. Cuando llegaron al lugar llamado Gólgota (que quiere decir: «La Calavera»), le dieron a beber vino mezclado con hiel; él lo probó, pero no quiso beberlo. Después de crucificarlo, se repartieron su ropa, echándola a suertes, y luego se sentaron a custodiarlo. Encima de su cabeza colocaron un letrero con la acusación: «Éste es Jesús, el rey de los judíos.» Crucificaron con él a dos bandidos, uno a la derecha y otro a la izquierda. Los que pasaban lo injuriaban y decían, meneando la cabeza:
S. «Tú que destruías el templo y lo reconstruías en tres días, sálvate a ti mismo; si eres Hijo de Dios, baja de la cruz.»
C. Los sumos sacerdotes con los escribas y los ancianos se burlaban también, diciendo:
S. «A otros ha salvado, y él no se puede salvar. ¿No es el rey de Israel? Que baje ahora de la cruz, y le creeremos. ¿No ha confiado en Dios? Si tanto lo quiere Dios, que lo libre ahora. ¿No decía que era Hijo de Dios?»
C. Hasta los bandidos que estaban crucificados con él lo insultaban. Desde el mediodía hasta la media tarde, vinieron tinieblas sobre toda aquella región. A media tarde, Jesús gritó:
+ «Elí, Elí, lamá sabaktaní.»
C. (Es decir:
+ «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?»)
C. Al oírlo, algunos de los que estaban por allí dijeron:
S. «A Elías llama éste.»
C. Uno de ellos fue corriendo; en seguida, cogió una esponja empapada en vinagre y, sujetándola en una caña, le dio a beber. Los demás decían:
S. «Déjalo, a ver si viene Elías a salvarlo.»
C. Jesús dio otro grito fuerte y exhaló el espíritu.
Todos se arrodillan, y se hace una pausa
C. Entonces, el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo; la tierra tembló, las rocas se rajaron. Las tumbas se abrieron, y muchos cuerpos de santos que habían muerto resucitaron. Después que él resucitó, salieron de las tumbas, entraron en la Ciudad santa y se aparecieron a muchos. El centurión y sus hombres, que custodiaban a Jesús, el ver el terremoto y lo que pasaba, dijeron aterrorizados:
S. «Realmente éste era Hijo de Dios.»
C. Había allí muchas mujeres que miraban desde lejos, aquellas que habían seguido a Jesús desde Galilea para atenderlo; entre ellas, María Magdalena y María, la madre de Santiago y José, y la madre de los Zebedeos. Al anochecer, llegó un hombre rico de Arimatea, llamado José, que era también discípulo de Jesús. Éste acudió a Pilato a pedirle el cuerpo de Jesús. Y Pilato mandó que se lo entregaran. José, tomando el cuerpo de Jesús, lo envolvió en una sábana limpia, lo puso en el sepulcro nuevo que se había excavado en una roca, rodó una piedra grande a la entrada del sepulcro y se marchó. María Magdalena y la otra María se quedaron allí, sentadas enfrente del sepulcro. A la mañana siguiente, pasado el día de la Preparación, acudieron en grupo los sumos sacerdotes y los fariseos a Pilato y le dijeron:
S. «Señor, nos hemos acordado que aquel impostor, estando en vida, anunció: "A los tres días resucitaré." Por eso, da orden de que vigilen el sepulcro hasta el tercer día, no sea que vayan sus discípulos, roben el cuerpo y digan al pueblo: "Ha resucitado de entre los muertos." La última impostura sería peor que la primera.»
C. Pilato contestó:
S. «Ahí tenéis la guardia. Id vosotros y asegurad la vigilancia como sabéis.»
C. Ellos fueron, sellaron la piedra y con la guardia aseguraron la vigilancia del sepulcro

Reflexión De los Ramos a la Pasión

Termina la Cuaresma y comienza la Semana Santa con este domingo, a la vez Domingo de Ramos y Domingo de Pasión, como gozne. Los ramos nos sitúan ante aquella entrada más o menos triunfal de Jesús en Jerusalén. Estamos de fiesta. Pero sin solución de continuidad las lecturas de la misa nos traen el relato de la Pasión de Jesús. Y lo hacen terminar no en la resurrección sino en el enterramiento de un Jesús derrotado y abandonado por todos menos por dos mujeres, María Magdalena y la “otra María” y por un grupo de soldados que los sumos sacerdotes y los fariseos se encargan de poner allí para asegurarse de que nadie irá a robar el cadáver. Y después el silencio. Nada más.

Pero por en medio tenemos el relato detallado de las últimas horas de Jesús. Comentarlo en toda su extensión y con todos los detalles nos llevaría demasiado. La invitación es a leerlo personalmente, a hacer esa lectura orante en un rato de silencio, a dejar que del corazón broten los sentimientos al acompañar a Jesús en esa vía dolorosa que lo lleva desde la última cena hasta el momento de su muerte en la cruz.

Pero quizá convendría resaltar apenas algunos puntos para hacer hincapié en ellos en nuestra oración:

• La institución de la Eucaristía se hace en el contexto de la despedida de Jesús. Jesús y los discípulos han comido juntos muchas veces. Pero ésta tiene un significado especial. Marca la entrega de la vida de Jesús por nosotros. El pan y el vino son alimento para nuestro camino como Jesús mismo se hace alimento para nosotros.

• Los discípulos no tienen muy claro el momento que están viviendo. En el huerto de los Olivos se duermen sin problema. No se dan cuenta de que el espíritu e decidido pero la carne es débil. Mientras tanto Jesús vive realmente su pasión, experimenta el abandono de los suyos y la soledad. La traición de Judas no hará más que confirmar ese abandono. Ante él sólo tiene el cáliz que le ofrece el Padre. Al final, se reafirma en su compromiso: “Hágase tu voluntad.”

• En el juicio ante las autoridades judías experimenta hasta el fondo lo que puede ser la injusticia de los hombres que actúan basados sólo en sus intereses. Jesús está ya condenado de antemano. Sólo se trata de buscar excusas y razones que justifiquen la decisión previamente tomada. Lo de Pilato no necesita comentario. Como tantos gobernantes, se guía por los sondeos de opinión y no por la búsqueda de la justicia.

• Ya hemos aludido al abandono. En el momento de la detención todos los discípulos, los mismos que se habían dormido plácidamente, huyeron y lo abandonaron. Apenas Pedro es capaz de seguirlo de lejos. Pero cuando se le encara la última criada del palacio, niega sin rubor su pertenencia al grupo de Jesús. Él no sabe nada, no conoce nada. Él sólo pasaba por allí por casualidad. Hasta tres veces niega conocer a Jesús. Sus lágrimas de arrepentimiento, cuando oye cantar al gallo, no tapan los hechos: cobarde y traidor. No mucho mejor que Judas, por cierto. Y luego fue el primer papa, según la tradición.

• Los soldados se lo pasaron bien un rato con Jesús. El deporte de aprovecharse de los más débiles, de reírse de ellos, está muy extendido. A todos los niveles de la sociedad. Seguro que todos hemos participado en él alguna vez. No es peor lo que hicieron los soldados. Estaban aburridos y les pusieron a Jesús para divertirse con él.

• En la cruz se mantiene el abandono. La gente que lo ve se burla de él. Y hasta los bandidos que estaban crucificados con él lo insultaban. Pero Jesús se mantiene fiel hasta el final. Siente el dolor del abandono pero sigue refiriéndose a su Padre en sus palabras.

• El momento de la muerte no necesita comentario. Sólo un tiempo de silencio. Y mirar, si nos atrevemos, de frente al crucificado. Y sentir el dolor de Jesús y el dolor del mundo, el dolor acumulado de tantos inocentes y de tantas injusticias. Y aguantar firme la esperanza en el Padre. Como Jesús.

Ya sólo queda abrir el corazón a las vivencias de esta Semana Santa que hoy comienza. Asumir el dolor del mundo en todas sus formas y sabernos comprometidos con Dios hasta el final por el Reino, por la reconciliación, por la vida, por la justicia. Hasta dejarnos la vida en ello. Como Jesús.
En la esperanza de que el Dios de la Vida no nos defraudará.

Fernando Torres Pérez cmf.
(Cordis Mariae Filius. Claretianos)